Buenos Aires, 30/05/2017

Con el proyecto “La rueda popular” tres jóvenes reparan bicicletas en desuso y las donan

Este proyecto pregona el concepto de "compartir" con los que menos tienen; ya regalaron 550 rodado

(CABA) El proyecto social La Rueda Popular, que desde hace dos años sale al rescate de un elemento tan común como inaccesible para muchas personas. Un movimiento que se sustenta en el poder de un verbo muy valioso: compartir. El funcionamiento es simple y, aunque requiere de varios protagonistas, son dos los actores principales: el donante de una bicicleta en desuso -pero en buen estado- y el receptor. En el medio, seis manos laboriosas y tres voluntades sin fines de lucro que reparan lo que haga falta y sirven de nexo. De esa manera el proyecto ya lleva entregadas 550 bicicletas en la Capital y en algunas provincias del país.

Todo transcurre en un pequeño local de la calle Borges y tiene un sostén clave en las redes sociales. Entre bicicletas vintage y publicidades antiguas, Guillermo Gambetta, el “Rubio”; Daniel Narezo, el “Gallo”, y Evaristo Narezo, el “Pibe” -de sólo 15 años-, reparten su tiempo entre la actividad comercial y el proyecto solidario. Allí comienza a girar una rueda que se multiplica en la medida que suma adherentes.

La Rueda Popular nació por la necesidad de muchas personas de tener una bicicleta para movilizarse hacia el trabajo. O para aquellos niños de familias de recursos ajustados que deben darles prioridad a otras necesidades básicas. Este proyecto demuestra que con voluntad, un oficio y la difusión de la idea es posible arrancar varias sonrisas con muy poco. “No pedimos nada a cambio, sólo que cada donante y receptor de bicicletas se conviertan en promotores de la Rueda Popular. Que cuando se lleven la bici o la dejen se contagien de lo bueno de este proyecto”, dice Guillermo. NT

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario