Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Problemas de tránsito por las obras del centro de trasbordo en Chacarita

La Ciudad pretende construir una terminal con dársenas para los colectivos.

(CABA) Frenado desde hace casi un año por la Justicia, el espacio destinado al nuevo centro de trasbordo de Chacarita, frente a la terminal del ferrocarril Urquiza, se convirtió en una improvisada playa de estacionamiento para los automovilistas que trabajan o realizan trámites en la zona. Ante la falta de lugares para dejar el auto y la imposibilidad de usar el predio para los colectivos -como estaba previsto originalmente-, cientos de vecinos estacionan sus vehículos o cruzan el playón a pie para acortar camino hacia la estación ferroviaria o el subte B.

El sector en cuestión está ubicado sobre la avenida Corrientes, entre Federico Lacroze y Olleros, frente al Parque Los Andes. Hasta febrero de 2014 funcionaba como una plazoleta de esparcimiento, con bancos, canteros y espacio para caminar. Luego, el Gobierno de la Ciudad puso en marcha allí las obras del centro de trasbordo, con el objetivo de reordenar el tránsito, construir dársenas exclusivas para los colectivos e instalar paradas similares a las del Metrobús.

Pero los trabajos nunca terminaron. En mayo del año pasado, la jueza Lidia Lago, titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 7, hizo lugar a un amparo presentado por los vecinos y comuneros de la oposición y frenó la obra. Argumentaban que la plazoleta se encontraba protegida en el Código de Planeamiento Urbano y que no podía modificarse su utilización.

En los escritorios, la Ciudad y los amparistas llegaron a un acuerdo: que se construyan otras dos plazoletas en las manzanas adyacentes, entre Olleros y Jorge Newbery, en reemplazo de la que fue demolida. Un sector pertenece a la Policía Metropolitana y el otro funcionaba como estacionamiento comercial, pero las obras tampoco avanzaron y la Justicia aún no se expidió. “La jueza no convalidó el acuerdo porque el problema de fondo no está resuelto, que es la violación del Código de Planeamiento”, explicó Luis Cúneo, integrante de la junta comunal 15. En el otro polo, una fuente de la Subsecretaría de Transporte indicó que los planos ya fueron presentados y que esperan el aval de la Justicia para concluir la terminal.

En el lugar, la situación es caótica. Entre veredas rotas y escombros, unos 50 autos estacionan en lo que serán las dársenas de colectivos. Incluso La Razón comprobó que algunas líneas también ingresan para dejar a los pasajeros, pese a la prohibición vigente. “Hasta hace unos meses había bloques de hormigón en las entradas para evitar que los autos se metieran, pero de la noche a la mañana desaparecieron y esto se convirtió en tierra de nadie”, contó un puestero que trabaja sobre Corrientes. “Es el mismo caos de siempre. Además, es un peligro porque los autos ingresan por donde quieren y la gente cruza por cualquier lado”, concluyó.

Suspenden-nuevo-centro-trasbordo-Chacarita_IECIMA20140508_0004_7

Comentarios

Ingresa tu comentario