Buenos Aires, 27/03/2017

Prescriben la causa del Colegio Ecos de Villa Crespo

Le apuntaron con dureza a la Justicia de Santa Fe. Algunos tienen alguna esperanza de que la Corte Suprema de la Nación reabra el caso, en donde murieron 9 estudiantes y su profesora.

(CABA) En este momento, padres y amigos de los jovenes del Colegio Ecos, ubicado en Villa Crespo que murieron hace 10 años en un accidente vial en la provincia de Santa Fé, están manifestándose en Tribunales para exigirle a la Corte Suprema de Justicia que reabra la causa que prescribió la corte santafesina.

Cuando están por cumplirse diez años de la tragedia que le costó la vida a nueve alumnos y una docente del Colegio Ecos, la Corte Suprema de Santa Fe decidió rechazar un recurso de apelación, lo que supone la prescripción definitiva de la causa. “Para la Justicia, luego de diez años, nadie chocó, nadie tomó alcohol, nadie condujo mal, pero murieron nueve chicos y una docente”, dijo al respecto Sergio Levín, padre de una de las víctimas y uno de las creadores de la fundación Conduciendo a Conciencia, que se formó después del accidente fatal.

Según el mismo Levin explicó, la causa prescribió por una serie de irregularidades entre las que se destaca que un juez no le tomó declaración al único imputado, el conductor del micro en el que viajaban los chicos muertos. La omisión de esa declaración generó nulidades que desembocaron en la prescripción.

La llamada “tragedia del colegio Ecos” ocurrió a las 22.15 del domingo 8 de octubre de 2006, en el kilómetro 689 la ruta nacional 11, en la localidad santafesina de Margarita, 260 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe. Oscar Atamañuk conducía el ómnibus en el que viajaban los alumnos del Colegio Ecos, del barrio porteño de Villa Crespo. Ellos volvían a la Capital Federal desde la provincia del Chaco tras un fin de semana de tareas solidarias cuando chocaron de frente contra el camión que se cruzó de carril. El conductor del camión (que murió en el accidente igual que su acompañante) estaba alcoholizado y manejaba en zigzag.

Atamañuk, el conductor del micro, fue acusado por haberse cruzado al carril contrario en una maniobra evasiva contraria a lo establecido en lugar de disminuir la velocidad e ir hacia la banquina.

En diálogo con radio Continental, Sergio Cohen, padre de Nicolás, muerto en el choque, fue terminante respecto de la prescripción de la causa: “Es un desastre, más allá de la tragedia y nuestra pérdida es una nueva señal de lo que sucede en el país con la Justicia y con la desidia, donde el servicio de Justicia no se cumple”.

“Acá, los que evalúan a los mismos jueces es la misma corporación judicial, los mismos de la Corte que encubren los errores judiciales en la provincia de Santa Fe”, dijo Cohen.

“Lo peor es que la sociedad no reflexiona y no crece. Usted va hoy a donde murieron nuestros hijos y las rutas están iguales, siguen vendiendo alcohol en las estaciones de servicio, pasa por los peajes y no hay control de velocidad o alcohol”, señaló el padre de Nicolás, que además mostró alguna esperanza de que la Corte Suprema de la Nación modifique el rumbo de los hechos . “Quizá la Corte Suprema, ahora que se incorporó Rosenkrantz, por ahí con una mirada más sensible pueda anular la prescripción”, dijo Cohen.

Por su parte, Sergio Levin dijo a radio Metro que cuando prescribe una causa no hay justicia. “Hubo errores y nadie investigó nada”, señaló. Y agregó: “Que prescriba la causa es horrible porque es como que no pasó nada, y pasó”.

Levin afirmó además que cuando una causa prescribe “es porque alguien trabajo mal o de manera corrupta”. E hizo referencia al desempeño del juez Virgilio Palud, quien “se olvidó de tomarle declaración al imputado” y a la demora que sufrió la causa al ser enviada a la Corte Suprema santafesina.

“Jamás pedimos prisión para Oscar Atamañuk, solo pedimos que no manejara. Eso dictaminó la Justicia la última vez. Ahora quedó todo en la nada. Ahora él sí va a poder vivir tranquilo porque esto para él terminó”, dijo Levin.

Por otra parte, Levin se refirió al próximo 8 de octubre, cuando se estarán cumpliendo diez años de la tragedia, fecha en la que los padres tienen previsto un evento en el Centro Cultural Kirchner.

Sobre el aniversario, Levin señaló que su hijo este año hubiera cumplido 27 años. “Quizas se hubiera recibido, vendría a la cancha a ver a River, tendría novia, cosas que uno imagina”, dijo. Aunque también supone que Lucas estaría en la puerta de Tribunales de Santa Fe “rompiéndole las bolas a todos estos jueces en Santa Fe porque hay corrupción muy grande en la Justicia de Santa Fe”. Y agregó que el fiscal de Estado Jorge Barraguirre había dicho que investigaría lo que ocurrió en el interior de la provincia y nunca pasó nada.

A la vez, Carlos Ecker, padre de Federico, dijo en una entrevista concedida a la TV Pública que los padres sienten que no tienen justicia, que la Justicia no hizo nada. “Pedimos que está persona (Oscar Atamañuk, conductor del micro en el que iban los chicos) no siga conduciendo y produciendo tragedias, pedimos que se le quite el registro de conducir. Esta persona sigue trabajando como remisero.

Ecker resumió el recorrido de la Justicia para llegar a la prescripción de la causa: El primer juez de la causa absolvió a Oscar Atamañuk. El segundo juez lo condenó pero se olvidó de un acto fundamental, que es tomarle declaración, por eso la causa ahora prescribe, explicó Ecker. “La Justicia no está actuando como debería”, señaló el papá de Federico.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario