Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

La celulitis aparece a edades cada vez más tempranas

A partir de los 12 ya empiezan las consultas. Esto se debe a hábitos de vida poco saludables como la mala alimentación o el sedentarismo. Cómo evitarla.

Por Gisele Sousa Dias

(CABA) Las mujeres que hoy tienen más de 60 años dicen que, en su juventud, una mujer con celulitis era la excepción y no la regla. Que podían llegar a tener celulitis quienes habían pasado por varios embarazos o quienes habían subido mucho de peso, pero rara vez las adolescentes. Los médicos que ya tienen décadas de experiencia lo recuerdan y por eso siguen sorprendiéndose cuando las ven llegar a sus consultorios preocupadas: chicas que, a los 12 o 13 años, ya tienen celulitis. El asunto es que, detrás de lo meramente estético, hay un trasfondo ligado a la salud: si la celulitis aparece a edades cada vez más tempranas es, en gran parte, por algunos hábitos de vida poco saludables que hemos adoptado las mujeres.

La celulitis depende de tres factores centrales: la genética (las hijas de mujeres que tienen celulitis tienen mayor predisposición a tenerla), las hormonas femeninas (por eso tienen celulitis las mujeres y las travestis que toman estrógenos, y no los hombres) y el estilo de vida (los malos hábitos de alimentación, el sedentarismo, entre otros).

“¿Por qué estamos viendo celulitis en niñas desde los 12 años? “Básicamente, por el estilo de vida. Por un lado, por el tipo de alimentación: a diferencia de generaciones anteriores, donde se comía mucha comida casera y fresca, ahora se comen cada vez más alimentos procesados, enlatados y ensobrados, con muchos conservantes. También se hace menos actividad física: por cuestiones de seguridad, esas niñas salen menos a jugar al aire libre, como se hacía en las infancias de antes, y eso contribuye al sedentarismo”, explica la médica especialista en Endocrinología y Diabetes, Patricia Rodolfi. “A eso hay que sumarle el uso de tóxicos como el cigarrillo y el alcohol, que se empiezan a consumir a edades cada vez más tempranas, y la anticoncepción: hoy tenemos chicas que tienen vida sexual activa antes que en otras generaciones y por lo tanto arrancan más temprano a tomar anticonceptivos hormonales, que retienen agua e inducen a la celulitis”. A esto también hay que sumar el adelantamiento de la menarca (la primera menstruación), que genera una explosión de hormonas precoz.

Lo cierto es que cuando uno busca un tratamiento para mejorar el aspecto de la celulitis, se encuentra con varias opciones y una advertencia: ninguna funciona si no va acompañada de hábitos de vida saludables, como tomar entre 1 y 2 litros de agua por día, reducir el consumo de sal, bajar el consumo de alcohol y eliminar el cigarrillo. Y sin embargo, todo lo que no hay que hacer es lo que en esa franja etaria se hace cada vez más: un informe del Ministerio de Salud de la Nación mostró que el abuso de alcohol en los adolescentes se duplicó durante la última década, que la edad promedio de inicio es a los 13 años y que no hay diferencias de consumo entre varones y mujeres.

Pero no sólo en consumo de alcohol las mujeres venimos apropiándonos de hábitos que eran mayormente masculinos. En la última Encuesta Mundial de Tabaquismo en jóvenes se vio que en Argentina las adolescentes de entre 13 y 15 años ya fuman más que los varones de la misma edad (21,5% de ellas vs. 17,4% de ellos). Y acá no solo cuentan los hábitos que se adquieren, como fumar, sino los que se copian del seno familiar. “Hablamos de niñas y adolescentes que, en muchos casos, se criaron con madres que trabajan mucho, duermen poco, fuman y, no tienen tiempo de enseñarles hábitos de vida saludables, por lo que heredaron ese estilo de vida”, agrega Leslie Ortner, médico especialista en clínica estética.

“La preocupación es cada vez más precoz. Tengo una paciente de 14 años que se ilumina los muslos con el celular para mostrarme que ya tiene celulitis”, dice el dermatólogo Sergio Escobar, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Lo que también queda claro es que, lo que es un dramón estético para mujeres, es casi la nada misma desde la óptica masculina. Según una encuesta hecha por D’Alessio IROL para Clarín, la celulitis es, junto con la obesidad y la flacidez, la cuestión estética que más preocupa a las argentinas. La enorme mayoría de los hombres, en cambio, deja en claro que no vale tanto la pena hacer acrobacias para taparla. Juran que “no les interesa” o algo que para una mujer suena inconcebible: que si hay, ellos “ni siquiera se dan cuenta”.

tomar agua

Doce claves para evitar esa incómoda “piel de naranja”

1. Hacer actividad física. Las actividades de elongación favorecen el drenaje linfático. La natación es la más recomendada: siguen yoga, pilates, caminar. No ayudan a la celulitis las que implican microimpactos, como la equitación, el step o correr.

2. Tomar bastante agua. Es bueno para drenar líquidos tomar entre 1 y 2 litros de agua por día (no más de eso porque se fuerza la diuresis sin beneficios probados).

3. Eliminar el cigarrillo y reducir el alcohol. El tabaco es uno de los grandes productores de radicales libres, que inducen a la fibrosis del tejido celular subcutáneo que genera la llamada “piel de naranja”.

4. Reducir la sal. Esto significa no agregar más sal a los platos (no hace falta comer sin sal). Los alimentos procesados, enlatados, conservados tienen exceso de sal. Si se le suman poco líquido bebido, hay retención de líquidos y empeora el aspecto.

5. Alimentos que no ayudan. Fiambres y embutidos, por la carga de sal y conservantes. Tampoco ayudan los postres y los azúcares refinados. Esto porque producen “glicación” que le resta elasticidad a la piel.

6. Alimentos que ayudan. El agua, los vegetales de todos los colores, las frutas, las legumbres y, en general alimentos no procesados, ayudan a eliminar líquidos retenidos y toxinas, y mejoran el aspecto de la celulitis.

7. Evitar la ropa ajustada. Es porque deteriora el drenaje linfático. Preferir zapatillas cómodas, zapatos bajos y, si se puede, hacer largas caminatas descalzas en la arena (también favorece mucho el drenaje linfático). Los tacos no son recomendables.

8. Mejorar la postura. No pasar mucho tiempo ni sentada ni parada. Si trabaja sentada, pararse cada dos horas y caminar. Dormir con los pies elevados unos 15-20 cm: por ejemplo, poner un par de almohadas debajo de los talones.

9. Dormir bien. Ocho horas al día es lo recomendado. Está probado que la restricción de sueño enlentece los procesos metabólicos favoreciendo la retención de líquidos y la acumulación de grasa.

10. No usar anticonceptivos hormonales. Favorecen la retención de agua en el organismo. Se puede conversar con el ginecólogo y pedirle alternativas de anticonceptivos con mínimas dosis hormonales o usar DIU sin hormonas.

11. Usar cremas y masajear. Usa cremas con cafeína, lipolíticos y extractos vegetales linfoquinéticos. Hacer el masaje circular ascendente desde el tobillo hacia la ingle y masajear bien la ingle para activar el drenaje linfático.

12. Hacer tratamientos según el tipo de celulitis. La mesoterapia es buena para la celulitis adiposa y flácida. La radiofrecuencia es útil en la flácida. La ultracavitación en la adiposa y en la compacta.

celulitis masajes

Comentarios

Ingresa tu comentario