Preocupa al turismo la posibilidad de eliminar feriados en 2017

Preocupa al turismo la posibilidad de eliminar feriados en 2017

(PBA) El gobierno nacional acaba de dar un guiño a un reiterado pedido local para que el próximo ciclo lectivo comience en marzo, de manera tal que febrero completo quede apto para las vacaciones. Pero la novedad vino con otra que no sólo opaca el beneficio reclamado, sino que deja asomar aún mayores problemas que los causados: para compensar los días de clases resignados se eliminarían los llamados feriados puente, que para esta ciudad significan anualmente más de 380.000 turistas e ingresos para la economía del distrito por un valor superior a los 800 millones de pesos. Fue el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, quien durante su reciente paso por estas playas dio por hecho que las clases comenzarán el año próximo el 6 de marzo. Y aún sin papeles firmados ni norma que lo oficialice, dejó entrever que cumplir los 190 días exigidos para el ciclo lectivo anual implicará eliminar algunas jornadas establecidas no laborables. En particular aquellas que se adosaron a feriados para dar forma a fines de semana largos de cuatro jornadas consecutivas. El próximo 27 y 28, el Consejo Federal de Educación se reunirá en Chubut y tratará, entre otros temas, la fecha de inicio del ciclo escolar 2017.

Ayer, en el Concejo Deliberante, representantes de los distintos bloques, directivos de cámaras empresariales y gremialistas de rubros vinculados al turismo concretaron una primera reunión para analizar la situación y aunar esfuerzos para que Bullrich atienda sus argumentos y revise el proyecto. “Los fines de semana largos significan más de 3000 millones de pesos anuales, y con protagonismo especial de los feriados puente, que en 2015 fueron dos de los tres más exitosos”, dijo Lucas Fiorini, titular del bloque del Frente Renovador e impulsor de la jornada.

La postura es unánime y encontrará similar eco en otros destinos cercanos, en particular los de playa, que ahora dependen, y mucho, del movimiento de temporada baja. De hecho, rubros como la hotelería y la gastronomía, gracias al ritmo de fines de semana largo, lograron que más establecimientos permanecieran abiertos todo el año. “Eso significa trabajo en la ciudad que más sufre la desocupación en todo el país y ante un verano que, como el que pasó, asoma complicado”, advirtió Sergio Medina, titular de la Confederación General del Trabajo (CGT) local.

Según el Ente Municipal de Turismo (Emtur), los fines de semana largos representaron aquí ingresos por 3012 millones de pesos en 2015. Los dos feriados puente del 24 de marzo y 8 de diciembre sólo fueron superados en arribos por los carnavales. “Cambia el perfil de turista y además mejora el gasto promedio”, destacó la titular del organismo, Gabriela Magnoler. Reconoció que correr el inicio de clases potencia el tramo final de febrero, pero también admitió con estadísticas que el rendimiento de una semana de marzo está por debajo de un fin de semana largo. NT