Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Por no llegar a la final de la Davis, Argentina perdió cerca de u$s 20 millones

Una derrota deportiva que repercute en lo económico. Este finde el equipo argentino perdió la semifinal ante la República Checa y se quedó con las arcas vacías. (Ciudad de Buenos Aires) La Copa Davis genera un impacto anual y mundial de alrededor de u$s 184 millones, más ingresos comerciales de otros u$s 53 millones para la Federación Internacional de Tenis (FIT) y los países participantes. Un informe de la consultora...

Una derrota deportiva que repercute en lo económico. Este finde el equipo argentino perdió la semifinal ante la República Checa y se quedó con las arcas vacías.

(Ciudad de Buenos Aires) La Copa Davis genera un impacto anual y mundial de alrededor de u$s 184 millones, más ingresos comerciales de otros u$s 53 millones para la Federación Internacional de Tenis (FIT) y los países participantes. Un informe de la consultora británica Fathom dice que sólo el US Open supera a la Davis en impacto económico anual (u$s 419 millones, según la Oficina de Supervisión de Nueva York).

La FIT vende globalmente el certamen y hay marcas que pagan cifras siderales por patrocinio fijo en todos los partidos.

Para la Asociación Argentina de Tenis (AAT) la Copa Davis es uno de los principales canales a través de los cuales ingresa dinero. Así que cuanto más progresa el equipo en este Torneo, mayor es la cantidad de pesos que van para sus arcas.

Para esta semifinal perdida ante la República Checa, por ejemplo, se agotaron todas las entradas, dejando una recaudación de alrededor de u$s 2 millones, de los cuales un poco menos de la mitad se destina a gastos organizativos. De haber llegado a una nueva final ante España, vencedores recientes de los Estados Unidos, otra vez el equipo nacional hubiera jugado de local, como en 2008 en Mar del Plata, pero esta vez en Parque Roca según se había definido, y seguramente el precio de las entradas se habría pautado bastante más alto que el de la reciente semifinal, con lo que la taquilla del evento sumaría unos cuantos miles dólares más.

Ni hablar de lo que se perdió en aportes de los sponsors, que en una instancia final pelean cuerpo a cuerpo por auspiciar el evento y conseguir los mejores lugares en la cancha.

Para que se tenga una idea, en la final de 2008 ante España, unas 30 empresas invirtieron casi u$s 12 millones en distintos niveles de sponsoreo.

Lo cierto que ahora nada de esto ocurrirá porque en el terreno deportivo otra vez la Argentina se quedó a las puertas de la gran definición al no contar con sus principales estrellas (David Nalbandian ni siquiera integró el equipo y Juan Martín del Potro se bajó por dolor en la muñeca) mientras todos hablan de problemas internos, que incluyen un conflicto entre el capitán Martín Jaite y Del Potro, quien no olvida que Jaite era el entrenador de Nalbandian.

Comentarios

Ingresa tu comentario