Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Por el Metrobus, también trasladarán monumentos de la 9 de Julio

Además del polémico traslado de los árboles -frenado en las últimas horas por una orden judicial-, para construir los carriles del Metrobus, el Gobierno porteño cambiará la ubicación de cinco monumentos históricos, que fueron originalmente emplazados en los canteros centrales y que serán llevados a los laterales de la ancha avenida. (Ciudad de Buenos Aires) Las obras afectadas por las obras que lleva adelante Guillermo Dietrich, a través de la...

Además del polémico traslado de los árboles -frenado en las últimas horas por una orden judicial-, para construir los carriles del Metrobus, el Gobierno porteño cambiará la ubicación de cinco monumentos históricos, que fueron originalmente emplazados en los canteros centrales y que serán llevados a los laterales de la ancha avenida.

(Ciudad de Buenos Aires) Las obras afectadas por las obras que lleva adelante Guillermo Dietrich, a través de la cartera de Transporte porteño, son una escultura de Cristóbal Colón, ubicada en la plazoleta Tucumán, a metros del cruce de avenida 9 de Julio con Santa Fe, realizada por el pintor y escultor italiano Ugo Attardi; la Grulla, que hasta hace pocos días se encontraba sobre un monolito en 9 de Julio y Marcelo T. de Alvear, y fue realizada en 1998 por el escultor argentino descendiente de japoneses Julio Eduardo Goya en homenaje a la inmigración japonesa; “La Botica del Angel”, que fue construida para recordar al querido Eduardo Bergara Leumann; la figura del ex presidente mexicano Benito Juárez, todavía emplazada en el cantero central de 9 de Julio y México; y el monumento a la Democracia, obra del escultor argentino Gyula Kosice.

Así las cosas, la polémica por el patrimonio afectado por la construcción de los carriles exclusivos para líneas de colectivos (mal llamado Metrobus), cuya real efectividad en ese trayecto céntrico está en duda, lejos de agotarse en la tala criminal de árbiles, promete abrir más y más conflictos, por avasallar, sin mayores precedentes que en los años de dictadura, el patrimonio histórico, cultural y ambiental porteño.

Comentarios

Ingresa tu comentario