Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Por el deterioro podría caerse un pétalo de la Floralis Genérica

Plaza de las Naciones Unidas.

Floralis

(CABA) Uno de los pétalos de la Floralis Genérica, la escultura metálica ubicada en la Plaza de las Naciones Unidas, corre peligro de caer. Por eso, el Gobierno porteño cercará la obra y apuntalará la pieza inestable, que pesa alrededor de 3.500 kilos. En el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño explican que se trata de una medida preventiva para garantizar la seguridad de los vecinos hasta que la flor esté completamente reparada.

Este viernes la empresa Plan Obra comenzará a vaciar la fuente en la que se encuentra la Floralis. Una vez terminada esta tarea, que llevará una semana, vallarán la escultura. Después montarán una estructura para apoyar el pétalo dañado hasta que sea reparado en forma definitiva.

La Floralis Genérica, hecha en acero inoxidable y aluminio, mide 20 metros y pesa 18 toneladas. Su autor, Eduardo Catalano, la donó a la Ciudad en el año 2002. Fue instalada en la Plaza de las Naciones Unidas y a metros de la Facultad de Derecho, en Recoleta. La flor cuenta con un sistema hidráulico y de células fotoeléctricas. Pero en Espacio Público explicaron que hace varios años que el mecanismo no está funcionando bien.

La escultura posee sensores de viento y de agua que hacen que los pétalos se cierren cuando hay mucho viento, porque si permanecen abiertos pueden quebrarse. El agua de lluvia también los daña si no se cierran. Como esos sensores no funcionan correctamente, el pétalo afectado queda abierto y ya tiene varias quebraduras. La Subsecretaría de Mantenimiento del Espacio Público está evaluando distintos proyectos para su reparación definitiva, que se realizaría en los próximos meses.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario