Pondrían carriles para transporte público en la “autopista parque”

Pondrían carriles para transporte público en la “autopista parque”

(CABA) Mas de 130 alcaldes participan de Habitat III, la conferencia de Naciones Unidas sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible. Quito es la ciudad anfitriona y ayer quedó inaugurado oficialmente este encuentro que estará signado por la implementación de políticas tendientes a acompañar el crecimiento inevitable de todas las ciudades del mundo. Se buscan recetas para hacerlas inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. Y los “asentamientos humanos”, nuestras villas, estáran hasta el jueves en el centro del debate.

Ayer Buenos Aires presentó ante la comunidad internacional su proyecto de “integración social y urbana” para las villas 31 y 31 bis de Retiro. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, participó de un panel junto a alcaldes de Panamá, Medellín (Colombia), Loja, (Ecuador) y Fortaleza (Brasil). Y dio detallets del plan que prevé mejorar el frente y el interior de alrededor de 9.000 viviendas, relocalizar todas las que se encuentran bajo la autopista -unas 800-, tender redes cloacales y pluviales, y de servicios públicos, mover la traza de la Illia y construir un parque elevado en la vieja autopista. Además, trasladar allí una nueva Ministerio de Educación porteño.

Rodríguez Larreta dio nuevos detalles sobre las obras en la villa de Retiro: contó que la idea es contruir sobre lo que será la vieja Illia dos carriles exclusivos para ser usados por el transporte público y que también podrían usar las ambulancias o servicios de emergencia. “Queremos que la vieja Illia funcione como una vía de conexión. Es una idea que está en estudio”, dijo Larreta. El gobierno trabaja con las áreas de tránsito y los vecinos para definir la dinámica de este servicio público. Por otro lado, cuando comience a funcionar el Ministerio de Educación, miles de personas se trasladarán por la zona.

Larreta reveló además que está en estudio cómo resolver el problema que generan las escaleras caracol en el frente de las precarias viviendas. En la villa hay 9.000 casas, muchísimas con escaleras de este tipo que conectan distintas viviendas: podrían recubrirlas o cambiarlas por las escaleras de incendio metálicas, clásicas en algunas ciudades norteamericanas. En tanto, relocalizarán 60 viviendas -que afectan la construcción de la nueva Illia- en un terreno que hoy es un depósito de contenedores, también dentro de los contornos de la villa.

Una parte de la financiación para esta obra la aportará el Banco Mundial con US$ 170 millones; además se financiará con el 20% de lo producido por la venta de los terrenos del Tiro Federal. Y esperan que otra parte sea aportada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ayer Larreta tuvo una reunión bilateral con Luis Alberto Moreno, presidente del organismo. “Las ciudades estamos reclamando mayor autonomía. Estos encuentros mundiales tienen que servir para aportar y llevarnos ideas concretas. Por eso propuse que estos organismos manejen un fondo de dinero que pueda ser destinado a las ciudades, independientemente de los gobiernos centrales”, remarcó el jefe de gobierno porteño.

Diego Fernández, secretario de Integración Urbana y Social, a cargo de las obras en la villa, también participa del encuentro y dijo que el mes próximo arrancaría una obra de infraestructura (efluentes pluviales y cloacales) en la zona que se conoce como “playón”, a la altura de la curva elevada de la Illia. En enero, la misma obra se realizaría en Carlos Perette, una de las calles que forman el contorno de la villa, cerca de la estación de Retiro. “En marzo arrancamos con la transformación de la feria. Queremos que los vecinos de la Ciudad la conozcan, que sea un mercado gastronómico y una feria de abasto”, dijo el funcionario. Para esto ya comenzaron a hablar con los puesteros para formalizarlos y construir nuevos puestos. NT