Buenos Aires, 30/03/2017

Podrían demoler la estación presidencial de Aeroparque

La compra de un nuevo avión reavivó los planes de relocalización de la operación de los viajes del Jefe de Estado. Intentarían disponer del edificio militar que usaron los presidentes

(CABA) La movilidad presidencial se dirime en estos días. Además de la venta del Tango 01 y de la compra de un avión más moderno, la Casa Rosada también decide qué pasará con la estación militar que funciona dentro del predio del aeroparque porteño.

Por ahora no hay nada definido, pero el proyecto con más votos dentro del entorno presidencial es la demolición del edificio en la Avenida Costanera y la construcción de un nuevo reducto para despachar y recibir al Presidente y a los mandatarios que lleguen al país en la zona Sur del Aeroparque Metropolitano.

Todo gira en torno al destino de la Base Aérea Militar de Aeroparque (BASA), un terreno dentro de la estación aérea que está fuera de lo que fue la concesión de Aeropuertos Argentina 2000, ahora administradora. Sobre la Avenida Costanera, se levanta la estación presidencial, lugar donde durante años se pudo aparcada toda la flota presidencial. Sin embargo, desde hace años, las comitivas de los Jefes de Estado pocas veces utilizan el edificio militar, sino que llegan al pie del avión en los autos oficiales y desde allí suben a las aeronaves o en su caso, parten al regresar a Buenos Aires.

Quienes han ingresado a aquel aeropuerto presidencial dicen que está en muy mal estado. En los años de kirchnerismo, si bien se utilizó la pista y los lugares de estacionamiento, la ex presidenta Cristina Kirchner , no pasaba por las instalaciones. Lo cierto es que el deterioro se apoderó del lugar. Más aún si se tiene en cuenta que no está dentro de la administración de Aeropuertos Argentina 2000 sino que quedó bajo la órbita militar. Y los presupuestos para obras en el área no sobraron.

El nuevo plan de movilidad aérea de Macri volvió a poner sobre la mesa el destino del predio, que, además, corta la posibilidad de continuar la línea del actual aeropuerto hacia el Sur.

En el Ministerio de Transporte y en el Organismo Regulador del Sistema de Aeropuertos (Orsna) confirmaron que se estudia la demolición de la estación. “Estudiamos qué hacer con ese edificio. No tiene razón de ser tener BASA para que no lo use nadie. Además, ponerlo en valor tiene un costo que no vale la pena. Además hay otro factor. No sólo que corta el desarrollo de la termina hacia el Sur sino que además, quita muchos metros a un aeropuerto que necesita como agua lugar para estacionar más aviones. Lo vamos a estudiar”, dijo una alta fuente del Gobierno.

La complejidad de la empresa no es menor ya que son varias jurisdicciones las que tienen que intervenir y dar el visto bueno para disponer de aquel codiciado espacio.

Hay quienes aconsejaron al Presidente que una opción sería abandonar directamente el Aeroparque Jorge Newbery. Creen que las restricciones de cierre del espacio aéreo antes y después de los vuelos presidenciales, la escasa capacidad de la estación, y la poca confidencialidad que ofrece un lugar tan concurrido son razones suficientes como para que la operación deje el territorio porteño. Aconsejan la base aérea El Palomar, donde hay una pista sub utilizada por la cada vez menor frecuencia de los vuelos de la Fuerza Aérea. Allí, le aconsejan, se podría emular el modelo de Estados Unidos que utiliza una base militar para la operación del Air Force One, el avión que lleva y trae al presidente de ese país.

Otros, en cambio, le recomiendan que se construya un hangar y una pequeña estación en la zona Sur de Aeroparque y que se demuela el edificio para que gane capacidad la playa de estacionamiento de aviones, uno de los cuellos de botella del lugar,

Por ahora ya se inició la venta del Tango 01 y se decidió la compra de otro más moderno. Mientra tanto, se definirá el destino del edificio militar y el lugar donde, de ahora en más, los presidentes argentinos abordarán los aviones oficiales.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario