Plaza San Martín: un espacio de tranquilidad en medio del vértigo urbano

Plaza San Martín: un espacio de tranquilidad en medio del vértigo urbano

(CABA) La plaza San Martín, ubicada en Retiro, evoca historias. Las historias de cuando en este predio montaron el mercado de esclavos más grande de Buenos Aires (1740), una plaza de toros (1800) y el Pabellón Argentino para la Exposición Universal de París de 1889, una maravilla construida con cristal y hierro (hasta 1935).

En cuanto uno entreabre los ojos de esa forma es claro que si hay un espacio donde la pompa puede competir con la naturaleza es éste, rodeado como está por joyas de Buenos Aires, la París latinoamericana.

Lo abrazan el Palacio Anchorena (1905-09), luego San Martín, sede de la Cancillería. El Paz (1902-14), inspirado en la cara del Museo del Louvre que da al Sena y el de Chantilly, que se presenta como el más grande y lujoso de la Ciudad y es parte del Círculo Militar. Y lo abraza el Hotel Plaza (1909), un siete estrellas ya en esa época.

Posible recorrido:

1) Palacio se alquila

voila-estrogamou-parisina-edificaron-alquilarlo_claima20160929_0330_17

Supongamos que uno no sabe el nombre. No importa. Lo mira y casi está en París. O al menos, ante un imponente palacio con aires academicistas franceses típicos de Buenos Aires de principios de siglo XX. El bronce de los herrajes importados de, justamente, Francia brilla lo suficiente como para invitar a suponer que los pisos se hicieron con roble de Eslavonia y las escaleras, con mármoles, como se estilaba entonces. Y así fue.

Sin embargo, esta construcción fue realizada entre 1924-9 por los arquitectos Eduardo Sauze (argentino graduado en la Ecole des Beaux Arts de Francia) y Auguste Huguier (francés que vino en 1910), por encargo del estanciero Alejandro Estrugamou Larrart (1855-1937), de Venado Tuerto, Santa Fe, para alquilar a familias adineradas. Es de rentas, pero sobre todo, de lujo. Por eso, lo llaman “palacio Estrugamou”.

El patio interno encandila. Guarda silencio. Guarda ecos de los grises del cielo sobre el Sena. Y también, una copia en bronce de la célebre Victoria Alada realizada alrededor del 190 a.C. en mármol en la isla griega de Samotracia. La entrada principal al edificio está sobre Esmeralda al 1319. Pero a esa obra se la ve detrás del gran portal que da a Juncal.

 

2) Oasis

primavera-gobierno-ciudad-jose-traverso_claima20160929_0351_17

Estuvieron el mayor mercado de esclavos local, una plaza de toros y los cuarteles donde San Martín organizó el Regimiento de Granaderos, en 1812. De ahí, el nombre, Plaza San Martín. Y por ésos y otros hechos, en 1942 fue declarada Lugar Histórico. A fines del siglo XIX, empezó a tomar la forma actual, aunque habría más cambios. Hoy, con casi 5 hectáreas, es el pulmón de Retiro y un remanso en medio del vértigo urbano.

3) Joya ecológica

sombra-centenario-plaza-san-martin_claima20160929_0328_17

Parece de cuento. Un gigante protector, con bastante de misterio. Vea los nudos de las ramas si no. Las rejas son un indicio de su valor. Y el cartelito lo deja claro: “Gomero centenario”. El árbol es, según fuentes de Ambiente y Espacio Público, uno de los 450 notables de la Ciudad. Por eso, está “señalizado” así. Y agregan: “Para 1885 había 1.100 árboles, que en su mayoría habían sido plantados por los propios vecinos. Durante la gestión de Carlos Thays, entre 1891 y 1913, se plantaron 150 mil. Tres décadas después, cuando su hijo estaba al frente de la Dirección General de Arbolado -y la plaza San Martín empezó a tomar rasgos que mantiene hasta hoy-, se registró el índice más alto en la historia del arbolado en Capital, que alcanzó los 450 mil ejemplares”. Éste da sombra en Plaza San Martín, a metros del Monumento al Libertador.

4) Pionero

conjunto-monumento-san-martin-arranco_claima20160929_0334_17

La escultura más importante de Plaza San Martín es la que homenajea, justamente, al general José de San Martín (1778-1850). La realizó el escultor francés Louis-Joseph Daumas en 1862, por lo que se lo considera el monumento ecuestre más antiguo de lo que sería Argentina. La obra, de bronce, mide 3,5 metros de alto y pesa unas 3,5 toneladas. En tanto, los grupos ubicados en torno a la base de granito fueron creados por el alemán Gustavo Eberlein para 1910, el Centenario de la Revolución de Mayo.

Bajo la figura ecuestre, hay una representación del dios romano de la guerra, Marte, que sostiene con la pierna izquierda a un cóndor, símbolos de victoria. En las esquinas están las alegorías de “La partida”, “La batalla”, “La victoria” (la única femenina, con alas, que corona a un soldado que tiene a sus pies una canasta con frutas, símbolo de abundancia) y “El regreso”. Además, entre laureles, hay relieves sobre el Combate de San Lorenzo y las batallas de Chacabuco y Maipú. También, el paso de los Andes, la proclamación de la Independencia de Perú, la Batalla de Salta y la Toma de Montevideo.

El conjunto está en el lugar que ocupó el Campo de Marte, donde San Martín organizó a los Granaderos. Vea la mano en alto de la figura que lo representa: señala hacia la Cordillera de los Andes, el camino de su gesta emancipadora.

5) Cinco estrellas de vanguardia

clasico-plaza-florida-jose-traverso_claima20160929_0342_17

El antiguo Hotel Plaza fue el primero de categoría en el país. Abrió en 1909, poco después de que muriera el empresario que lo había encargado, Ernesto Tornquist (1842-1908), fundador de pueblos -como el que lleva su apellido en la Provincia de Buenos Aires- además de un banco. Fundador, en total, de unas 40 empresas.

Lo construyó el arquitecto alemán Alfred Zucker, el mismo que diseñó la catedral de San Patricio en Nueva York. Fue pionero en varios aspectos. También fue el primer hotel con ascensores en Argentina. Y con aire acondicionado, artesanal. “Colocaban barras de hielo alrededor del comedor y ventiladores traídos de Pakistán”, recuerdan allí. “Las habitaciones -agregan- tenían agua fría y caliente, calefacción central que se podía graduar, luz eléctrica y teléfono, y la decoración era comparable a salones de Versalles”. Luego habría ampliaciones y reformas. Igual, se impone, señorial.

Lo visitaron figuras del mundo. Teodoro Roosevelt, Charles de Gaulle, la cantante de ópera María Callas y Pelé. La lista es larguísima. Y se cuenta que para el ex presidente Marcelo T. de Alvear crearon el postre Gateau Alvear, con hojaldre, dulce de leche y crema. La entrada principal es por Florida 1005. NT