Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Piquete de gansos en los Bosques de Palermo

Conviven con vecinos y deportistas.

Decenas de estas aves salen de los lagos a diario y hasta cruzan la calle en fila. Mientras algunos vecinos disfrutan de la simpática escena, otros reclaman medidas para evitar accidentes con los automovilistas.

bosques-de-palermo

(CABA) En los Bosques de Palermo el aleteo de los gansos es parte del paisaje. Si bien corredores, ciclistas y peatones conviven con ellos, sumado a que la velocidad máxima en esos tramos es de 20 km/h, los autos a veces suelen pasar rápido y en consecuencia cargan contra las filas de aves.

Alejandro Pérez, director operativo del Parque Tres de Febrero, dice a La Razón que este tipo de situaciones son excepcionales. “Hay que entender que es un parque urbano dentro de una gran ciudad, rodeado de avenidas importantes, donde los animales se han acostumbrado a vivir. Tenemos una política de no intervenir en los ámbitos naturales”, sintetiza el funcionario. Y se refiere al último incidente: “En realidad ocurrió porque un perro persiguió a un ganso y éste no fue tan cuidadoso al cruzar. El auto estaba parado, de hecho. También sucede que salen corriendo y se pegan contra un árbol y mueren. O a veces los caranchos se comen la cría de los gansos y decidimos no interceder en estas cuestiones. Es parte de la naturaleza”.

Aun con los riesgos del tránsito, los especialistas coinciden en que la inusual convivencia entre automovilistas, ciclistas, peatones y gansos se da en armonía. Y no es impedimento para el crecimiento de la fauna, todo lo contrario. Según el último censo de la Agencia de Protección Ambiental, en El Rosedal habitan 189 gansos adultos y 47 crías. Es la especie predominante de la zona, seguida por el pato criollo, el pato doméstico, las gallaretas y las garzas. La mayoría ya aprendió a cruzar la calle.

Comentarios

Ingresa tu comentario