Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

Pintan el Hospital Piñero con Néstor Kirchner

Homenaje y polémica.

hospital piñero

(CABA) Jóvenes de La Cámpora pintaron un mural-homenaje del fallecido ex presidente en el Hospital Piñero. A continuación, un comunicado de la Juventud Radical de la Comuna 7:

Más Salud Púbica y menos cartón pintado. El que vive en el sur de Flores necesariamente sabe de las carencias del Hospital Piñero, que no son muy distintas a las que sufren los demás establecimientos de salud pública porteños, en el marco de una gestión más interesada en pintar frentes que en garantizar ese servicio social elemental.

El que hoy a la mañana pasó temprano por el Hospital de Varela y Crisóstomo Álvarez probablemente se esperanzó: Un montón de militantes jóvenes de La Cámpora se acercaron con baldes, brochas, y un montón de equipos. ¿Qué mejor denuncia del abandono que trabajar por repararlo, al menos en parte? Pero no. Toda esa impronta, ese despliegue de recursos, se usó para pintar en las paredes públicas del Hospital un mural-homenaje a Néstor Kirchner, donde se lo ve caracterizado como El Quijote (?); seguido de una frase suya, que pretende ser épica como buena integrante del discurso oficial que es, y nos dice quiénes pasaran a la historia y quiénes no.

En el medio, andá a saber por qué, una mesa de otra institución púbica, ANSES. La imagen es bien patética: adentro, profesionales de primer nivel trabajando en condiciones humillantes, empleados administrativos y de salud que piden donaciones en las salas de espera para poder comprar insumos, personas que deben madrugar o esperar una eternidad para recibir un turno; afuera, un frente pintado impecable por el macrismo y una manifestación de devoción al líder muerto.

Nuevamente, la política de lo que se ve. El oficialismo nacional y el de la ciudad tienen el mismo concepto de lo público: una vidriera de exhibición de la cual el gobierno de turno se apodera. No se puede ser más frívolo. No al menos si los servicios estatales más básicos no pueden garantizarse y someten a los que menos tienen a una ciudadanía de segunda, y a los que tienen un poco más a hacer gastos exorbitantes a cambio de garantizarse las prestaciones que desde el Estado se le niegan. Cabe preguntarse si en las clínicas privadas del Barrio Norte donde eligen atenderse los funcionarios de ambos gobiernos, se sufren las privaciones insoportables que ya son cotidianas en nuestro Sistema de Salud.

Desde la Juventud Radical, mantenemos nuestro rechazo categórico a las políticas abandónicas del Gobierno de la Ciudad y repudiamos firmemente la política demagógica y vergonzante de La Cámpora que envía un mensaje de exclusión al que piensa diferente, al cual –lamentablemente– estamos acostumbrados.

Más salud pública, menos cartón pintado.

Juventud Radical, Comuna 7

Comentarios

Ingresa tu comentario