Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Pigna: “La Madre de la Patria fue una negra esclava”

Luego de vender 150 mil ejemplares con las últimas entregas de Los Mitos, Felipe Pigna se presentó en el salón José Hernandez con su nuevo trabajo: Mujeres tenían que ser. Foto gentileza Pérfil.com A sala completa, Pigna fue premiado por Editorial Planeta y aplaudido por la multitud. “La historia se reescribe todo el tiempo”, afirmó. “Vamos a hablar de la mitad más uno”, le dijo el historiador, con soltura, al...

Luego de vender 150 mil ejemplares con las últimas entregas de Los Mitos, Felipe Pigna se presentó en el salón José Hernandez con su nuevo trabajo: Mujeres tenían que ser.

Foto gentileza Pérfil.com

A sala completa, Pigna fue premiado por Editorial Planeta y aplaudido por la multitud. “La historia se reescribe todo el tiempo”, afirmó.

“Vamos a hablar de la mitad más uno”, le dijo el historiador, con soltura, al periodista Nino Ramella, quien moderó la presentación. De esa manera comenzaron sus 40 minutos de charla en la que las principales protagonistas fueron las mujeres.

Una de las historias más resonantes que contó fue la de María Remedios del Valle. “Una negra esclava que, con mucho coraje, fue a pelear a las órdenes de Belgrano. Sobrevivió y en 1827 fue nombrada como la Madre de la Patria. Pero en 1880 Argentina quiso tener una historia blanca y la borró”. Se ganó una gran ovación al afirmar que “con este libro estamos tratando de rescatarla, para tener la Madre Patria que nos tocó en suerte”.

“Evita fue la mujer que más hizo por los derechos de la mujer, pero no tenía un discurso feminista clásico”, dijo. “Dejaba entrever a una mujer trabajadora del hogar, que cuidaba a sus hijos y siempre estuvo apegada a la figura de un hombre”, explicó.

En un mano a mano con Perfil.com, Pigna cuenta que todas las mañanas se esfuman con la lectura. Apasionadamente afirma que “con un libro, las horas no existen”. Explica que “las fuentes son la letra muerta y los datos duros, uno tiene que preguntarles”.

“Tuve que leer a la prensa de la época, con mucho cuidado. Siempre brindan una versión parcial. Es como estudiar la última dictadura por lo que escribían los diarios de ése momento”, dice. Agrega que “por suerte me encontré con otras fuentes”.

Asegura que una constante en su trabajo es la recuperación de datos históricos ya que “la historia se reescribe todo el tiempo. Siempre la información fue manipulada por motivaciones histórico-políticas”. Esperanzado, afirma que “hay gente nueva que quiere volver a estudiar las fuentes”.

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario