Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Pese a los reclamos, el Gobierno subasta el edificio del Instituto Antártico

Mientras que el Estado asegura que el edificio está en condiciones ruinosas, científicos afirman que están siendo desmantelados.

(CABA) Este mediodía se subastará, por un mínimo de U$S 5,6 millones, el edificio en donde históricamente funcionaba el Instituto Nacional Antártico (IAA), en la calle Cerrito 1248. La operación está prevista a desarrollarse en la sede de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), en Retiro, como todas las que viene haciendo el organismo en su plan de venta de inmuebles considerados prescindible.

Sin embargo, debajo de esta venta surgen reclamos y tironeos entre diversos actores: al planteo de los científicos y empleados del IAA, que denuncian que no cuentan con un lugar acondicionado para trabajar y que esta venta sería el punto final para un instituto parcialmente desguazado, se opone la visión de la AABE, que asegura que el edificio está en condiciones ruinosas y su restauración es insostenible, y la expectativa de desarrolladores inmobiliarios, que buscan montar un emprendimiento rentable en una de las zonas más codiciadas de la ciudad.

“El edificio está semi abandonado hace años y refaccionarlo cuesta casi lo mismo que la venta, por eso el Gobierno decide la subasta”, dijo a La Nación Ramón Lanús, titular de la AABE. “En un contexto de restricción presupuestaria decidimos la venta, sabiendo que el edificio no representa al Instituto Antártico. El edificio está desocupado. El error es pensar que decidir sobre el inmueble es una decisión sobre el instituto. El compromiso del Gobierno con el Instituto se mantiene, y vamos a garantizar su funcionamiento en otro lugar”, agregó.

Fuentes de Cancillería dijeron a ese medio que se inició un proceso para garantizar la salvaguarda del material de museo y biblioteca antárticos. “Se ha puesto a disposición un inmueble sito en la calle 25 de Mayo, entre Paraguay y Viamonte, donde el Ministerio de Relaciones Exteriores realizó trabajos de reacondicionamiento, con el objeto de albergar el material de biblioteca y museo antárticos”, indicaron.

En la vereda de enfrente se paran los trabajadores del IAA. Denuncian que ese es el único edificio propio con el que cuentan pero que, debido a su deterioro, desde hace años que están dispersos por varias oficinas y los laboratorios a los que fueron trasladados en 2015 -por un convenio con la Universidad de San Martín– no son operativos. Finalmente, aseguran que con esta venta corre riesgo patrimonio científico antártico que permanece aún en los archivos del edificio de Cerrito, junto con parte de su biblioteca. Reclaman que los dejen ingresar para inventariar y embalar correctamente los documentos y libros.

“Nuestras condiciones de trabajo son muy malas hace muchos años, pero en los últimos 4 nos fragmentaron totalmente, no es operativo trabajar así”, aseguró Tamara Monograsso, investigadora científica del instituto.

Sintéticamente, las demandas de los científicos son tres. Por un lado, piden al Estado que dé marcha atrás con la subasta y, en cambio, reacondicione su sede histórica y que todos los componentes del instituto -laboratorios, archivos, sede administrativa- vuelvan a funcionar allí. De no ser posible, solicitan que se postergue la venta en tanto puedan inventariar y trasladar correctamente los archivos que se encuentran allí, ya que empezaron a mudarlos de forma desorganizada. Finalmente, plantean que el dinero de la venta sea destinado a adquirir un nuevo edificio que sea propiedad el IAA.

De la venta futura- informaron desde AABE- el 70% de lo recaudado irá a Cancillería para reinvertir en función de sus necesidades y el 30% al Tesoro.

El desmantelamiento que indican los investigadores comenzó en 2013, cuando el Instituto y la Dirección Nacional del Antártico fueron trasladados a unas oficinas en Balcarce 290, mientras, supuestamente, se arreglaba Cerrito. Los laboratorios quedaron en el viejo edificio.

En 2015 se inauguraron en el campus de la Universidad de San Martín nuevos laboratorios a los que se mudó definitivamente a los científicos del instituto. Si bien se invirtieron $ 20 millones para equiparlos, la cifra no se refleja en la realidad. “Esos laboratorios no son operativos, nunca fueron bien equipados y no están terminados. La actividad es muy deficiente”, dijo Monograsso al respecto.

Esta semana, el senador por Tierra del Fuego Julio Catalán Magni (FPV) solicitó a la AABE y la Cancillería el aplazamiento de la subasta. “El espíritu del Gobierno provincial es sostener el edificio y ponerlo en valor. La AABE argumenta por el deterioro y el abandono del edificio, y no es un argumento que llame la atención de funcionarios de Cambiemos. Ellos ven la oportunidad del negocio inmobiliario”, planteó en diálogo con La Nación.

En cuanto al futuro del lugar, de acuerdo con el proyecto elaborado por el organismo oficial, quien adquiera el predio estará habilitado para construir hasta 13 pisos (alrededor de 41 metros), en un desarrollo que mantenga la fachada original del actual edificio que alberga al IAA desde 1951.

“La postura del Estado desde siempre fue que esta venta era una orden superior y que venía de arriba. Lo que nosotros planteamos a esta altura es poder hacerlo bien, que nos dejen entrar para salvar documentos. Hay libros que se trasladaron y ni sabemos a dónde fueron a parar. Así, están menoscabando la actividad antártica” , se quejó Jorge Palacios, delegado gremial antártico de ATE.

En lo que va de 2017, la AABE lleva recaudados US$ 129 millones por el remate de 11 predios e inmuebles en Capital Federal. Para este año, además del edificio del IAA, hay programadas otras 17 subastas, que comprenden terrenos en Catalinas, en el barrio de Retiro, por el que la entidad proyecta recaudar US$ 165 millones y un predio actualmente utilizado por el Ministerio de Defensa sobre Avenida de los Italianos, en Puerto Madero. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario