Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

A pesar de las convocatorias, cuesta encontrar médicos para las guardias de los hospitales porteños

Las especialidades más complejas son anestesiología, neonatología y pediatría; los sueldos y la inseguridad alejan postulantes.

(CABA) Especialistas en neonatología, pediatría y anestesiología, además de médicos clínicos. Las necesidades de recursos en el sistema sanitario porteño son las mismas que en el resto del país, donde también faltan profesionales especializados en terapia intensiva. La semana pasada, una nota oficial dirigida a autoridades de una decena de hospitales les pidió “dar amplia difusión” a una convocatoria para cubrir 200 vacantes para suplencias en las guardias.

“Los problemas están en esas áreas críticas. Muchos de los médicos jóvenes no quieren hacer guardia en los hospitales y prefieren el sector privado, aun cuando en el público uno está en la trinchera y atiende los casos más complicados”, explicó Aldo Caridi, subsecretario de Atención Hospitalaria del Ministerio de Salud porteño.

El funcionario observó, también, que “está mermando el interés en presentarse a estas convocatorias en otras especialidades, además de la anestesiología, los cuidados intensivos neonatales, la pediatría y la terapia intensiva”.

La ministra de Salud de la ciudad, Ana María Bou Pérez, anunció el año pasado que se contratarían 315 emergentólogos para el plantel del SAME (en ese momento, los médicos que se subían a las ambulancias eran de los hospitales) y 107 médicos para las guardias.

Caridi estimó que en el SAME faltaría un 30% de ese “plantel ideal”, mientras que en los hospitales se necesitaría alrededor de un 20% de profesionales para cubrir las vacantes.

Las guardias son ahora el punto débil del sistema. “Siempre que abrimos una convocatoria a un concurso es una incógnita”, admitió el funcionario. Y no sólo por el sueldo que se ofrece.

“La sociedad está un poco más querellante y los hospitales sufren cierto grado de inseguridad. Antes, el hospital era visto por la sociedad como una institución que se respetaba, no había vandalismo, y esto puede amedrentar a un residente que tiene que quedarse de guardia de noche. Quizás en el sector privado perciba que hay más protección. También es cierto que las especialidades más críticas son las más estresantes, sobre todo la terapia neonatal -indicó Caridi-. Pero lo cierto es que es un conjunto de factores que influye en alejar a los nuevos médicos del sistema público.”

La Ciudad cuenta con 19.751 médicos para atender casi nueve millones de consultas y 300.000 cirugías anuales en los 14 hospitales generales, los dos hospitales pediátricos y 19 hospitales especializados de la jurisdicción. Además, están los más de 40 centros de salud y acción comunitaria (Cesac) de los barrios, que dependen de los hospitales.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el sueldo de un médico que recién ingresa al sistema es de $ 28.853,34 o $ 27.713, si lo hace con o sin la residencia completa.

La planta profesional incluye también a los 5299 médicos suplentes, que pueden cubrir hasta 10 suplencias por mes. Cobran $ 5926 por módulo de 24 horas, aunque algunos afirman que trabajan 12 u ocho horas, según pudo conocer La Nación. De ahí, también, suponen que la cantidad de recursos sea insuficiente y haya que completar el resto de la jornada.

Puede ser que en una guardia haya quien haga 12 u ocho horas, pero contratamos por 24 horas y hay auditorías periódicas -respondió Caridi-. Eso no quita que en lugar de una guardia de 24 horas se puedan hacer dos guardias de 12 horas. Y hasta puede ser conveniente. Lo pueden disponer las autoridades del hospital.”

En septiembre, según informaron ayer desde el Ministerio de Salud porteño, la suplencia de guardia se pagará $ 6464 por cada 24 horas.
Las turbulencias del proceso de recambio de autoridades en la Asociación de Médicos Municipales (AMM), el gremio más influyente en la conducción del sistema sanitario porteño, también rozan el manejo de los recursos humanos. Una de las dos listas en pugna esgrime como bandera de campaña cobrar las guardias el doble. Con el aumento previsto para septiembre, un médico que haga una guardia de 24 horas por semana cobraría a fin de mes $ 25.856, más allá de otra prestación horaria remunerada que tenga. Puede cubrir hasta 10, es decir, hasta $ 64.640.

Federico Tobar es asesor regional de Medicamentos y Sistemas de Salud de las Naciones Unidas. Afirma que en los países con sistemas sanitarios “más planificados” se tienen en cuenta distintos parámetros, como médicos por habitante, demanda de los servicios u otros, cuando se crean nuevas vacantes.

En América latina, eso es mínimo. Algunos países avanzaron un poco en ese sentido, como Chile, Brasil y, más recientemente, Ecuador. Pero en la Argentina, eso aún no existe. Y en la ciudad de Buenos Aires, que es donde más puestos se crearon en los últimos años, la decisión responde principalmente a reclamos gremiales”, señaló Tobar a La Nación.

“De hecho, es la ciudad del mundo con más médicos, camas y hospitales por habitante del mundo, en especial las guardias -agregó-. Es un sistema hipertrofiado que está más centrado en la atención de las emergencias que de la salud, con atención primaria y prevención.”

Radiografía del sistema de salud público
35 hospitales: Integran la red de establecimientos públicos
45 centros de salud: Atienden en los barrios
29.260 millones de pesos: Es el presupuesto 2017 del Ministerio de Salud porteño
19.487 millones de pesos: Es la porción del presupuesto de Salud destinada a gasto en personal
28.853 pesos: Es el sueldo inicial de un médico con residencia
19.751 profesionales: Es la dotación con la que cuenta el sistema público de salud de la ciudad
5299 médicos suplentes: También trabajan en el sistema sanitario
8.903.404 consultas ambulatorias: Se atendieron en los hospitales durante 2016
166.097 egresos: Se contabilizaron durante el año pasado en los hospitales
6981 camas: Es la oferta de los hospitales de agudos, pediátricos y especializados
417.001 consultas: Se atendieron en la red de centros de salud y atención comunitaria en 2015. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario