Buenos Aires, 23/07/2017

Personajes que narran la historia Argentina por Twitter

Desde el Regimiento de Granaderos al Archivo General de la Nación y el Colón, quiénes están detrás de cada mensaje.

(CABA) Twitter, la red social del pajarito o la pulsión por divulgar en 140 caracteres lo primero que reflexionamos, si es que hay lugar para el ejercicio del intelecto en algo que en general se escribe a la velocidad de Usain Bolt, como un rayo. Pero no todo es vértigo, minucia discursiva, hojarasca del lenguaje. Más formales, también hay cuentas institucionales que, además de evitar el artificio, aportan datos valiosos, curiosidades con espesor. Son, por qué no, los tuiteros de la historia. Hombres y mujeres de alguna manera invisibles que se encargan de llevar adelante estas cuentas más emparentadas con el bagaje cultural que con la pirotecnia y a las que no las desvela que sus contenidos figuren como trending topic.

“En las redes sociales del Archivo General de la Nación estoy al frente de un equipo de cinco jóvenes de entre 20 y 40 años”, le explica a Clarín, con entusiasmo, Magdalena Insausti, “licenciada en gestión”. Y agrega: “Es un equipo heterogéneo, renacentista. Hay sociólogos, diseñadores, licenciados en letras… Son todos creativos. Dependemos del Ministerio del Interior, pero trabajamos con plena libertad”.

Con 62.700 seguidores, la cuenta @AGNArgentina se encarga de “difundir nuestra historia de manera académica”, sigue Insausti. Entre otros miles de documentos, objetos o imágenes, en la cuenta se puede encontrar una carta que Julio Argentino Roca le envió a Juárez Celman en 1890, una llave de la puerta del Obelisco de 1936 o la foto de una nena jugando a las escondidas en una plaza cualquiera en 1949.

“Con material de revistas como Caras y Caretas, de diarios como Noticias Gráficas o aportes simplemente anónimos, estamos en condiciones de generar contenidos durante mil años más”, suma Insausti. Y celebra: “Con 277.900 me gusta, nuestra cuenta de Facebook está primera en el ranking mundial de páginas dedicadas a archivos. La de los Estados Unidos, con 196.100, está segunda. ¿Qué tal?”.

Diego Mintz tiene 29 años y, “desde hace un y medio”, es el tuitero oficial de la cuenta del Teatro Colón, que suma 8.072 tweets, 81.400 seguidores y 1.090 me gusta. Egresado de la carrera de producción musical en la ORT, podría decirse que es un entendido. Su tarea consiste en publicar “los horarios de las funciones y de los ensayos, el precio de las entradas, cómo hay que hacer para conseguir los tickets gratuitos”.

-¿No te gustaría presentar tu propia obra en semejante escenario?

-Lo mío es más amateur… Creo que prefiero difundir a Barenboim.

-Me imagino que en tu oficina se escucha todo el día música clásica.

-No, de todo. Hoy estuvimos escuchando a New Order.

Los lunes, con la imagen de un granadero montado a su caballo, como si estuviera a punto de combatir en la batalla de San Lorenzo, la cuenta de @Granaderosargentinos desea fervientemente: “¡Buen lunes para todos!”. Los martes, lo mismo. Y así el saludo se repite cada día de la semana. “Mi idea, a través del Twitter, es acercar a los granaderos a la gente. Por eso en estos días también publiqué algunos mensajes relacionados con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro”, cuenta Carlos Ravazzani, de 31 años, que trabaja en el Ministerio Público, en Comodoro Py, “y en los ratos libres, ad honorem, desde hace 17 años”, se encarga de difundir las actividades del regimiento, que puede ser la “escolta al presidente de la Unión Europa en Plaza San Martín” o el “festejo del Día del Niño con la Fanfarria en Villa Martelli”. “Al verlos tan quietos, algunos creen que los granaderos son robots, pero no, son personas. Por eso a veces me gusta retratarlos tomando mate”, concluye Ravazzani.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario