Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

Paro total de subtes por tres días a partir del martes

Los metrodelegados anunciaron otro paro el martes y miércoles próximos, mientras que la UTA convocó a una huelga para el jueves. Ese paro se sumará al que ya convocó para el miércoles y jueves próximo la Unión Tranviarios Automotor (UTA), por lo que la semana próxima más de un millón de usuarios no podrán utilizar los servicios de subterráneos y el Premetro durante tres días. El personal de subterráneos cumplieron...

Los metrodelegados anunciaron otro paro el martes y miércoles próximos, mientras que la UTA convocó a una huelga para el jueves.

Ese paro se sumará al que ya convocó para el miércoles y jueves próximo la Unión Tranviarios Automotor (UTA), por lo que la semana próxima más de un millón de usuarios no podrán utilizar los servicios de subterráneos y el Premetro durante tres días.

El personal de subterráneos cumplieron otra jornada de huelga total, completando 36 horas de protesta en demanda de mejoras salariales y de seguridad, en tanto el titular de la UTA, Roberto Fernández, sostuvo que ese gremio paralizará las tareas otras 48 horas la semana próxima, al igual que los delegados.

El personal nucleado en la Asociación de Trabajadores de Subterráneos y Premetro (ATSyP), que lidera Roberto Pianelli, y los empleados agrupados en la UTA “unieron” fuerzas y paralizaron de forma completa los servicios durante la jornada.

La protesta se sumó a la realizada ayer desde las 12 por los delegados de subterráneos, quienes deliberando en las principales cabeceras y decidieron “los pasos a seguir”.

El Ministerio de Trabajo de la Nación, según los delegados, levantó esta mañana una nueva convocatoria para negociar paritarias y, hasta ahora, las partes no retomaron el diálogo.

Pianelli aseguró que está más preocupado por “las condiciones laborales de los trabajadores que por el dinero” reclamado y reconoció que anoche los delegados mantuvieron en Trabajo una reunión y presentaron un pliego de condiciones generales.

“No hubo ninguna propuesta concreta que posibilitase el levantamiento de la huelga”, aseveró el representante de base.

La huelga de 36 horas afectó a más de un millón de usuarios, quienes debieron recurrir a vías alternativas para llegar a sus empleos y, en los horarios pico, poder retornar a sus hogares.

El personal, además de una mejora salarial, exige la adopción de medidas de seguridad para trabajadores, talleres y usuarios.

Por su parte, el Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, aseguró que Mauricio Macri mantiene como rehenes a millones de pasajeros y opinó que “la salida es producir un reclamo más contundente y fuerte de los actores de la ciudad para que el Jefe de Gobierno porteño abandone las excusas y chiquilinadas”.

“Que deje de lado las excusas y gobierne”, dijo Abal Medina.

A su turno, el legislador porteño del Frente para la Victoria (FpV), Juan Cabandié, cuestionó a Macri porque “no se hace cargo” y aseguró entender a los trabajadores porque están desprotegidos.

El secretario de Prensa de la UTA, Mario Calegari, aseguró que el gremio nunca planteó cifras de mejora salarial porque la empresa concesionaria Metrovías “siempre se negó” a proporcionarlas.

“Una posibilidad para destrabar el conflicto sería otorgar una suma de 1.000 pesos y clausurar la paritaria en julio próximo. El gobierno porteño debe participar en la negociación”, opinó.

Sin embargo, los delegados de subterráneos reclaman una mejora del 28 por ciento, el aumento de la antigüedad y otras demandas.

A su vez, el ministro del Interior Florencio Randazzo afirmó que Macri “no debe producir un acto hipócrita” y tiene que conversar, comprendiendo “el perjuicio producido a millones de usuarios”.

Randazzo calificó como “un despropósito” que el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Juan Piccardo, haya sido trasladado por la fuerza pública a una audiencia paritaria convocada por el Ministerio de Trabajo y agregó que “no hay ninguna duda” que la responsabilidad del funcionamiento es del gobierno porteño.

La empresa Metrovías afirmó que para superar la situación “es imperioso e imprescindible que las tres partes involucradas” en la paritaria “se sienten a dialogar” y detalló que ellas son “los gremios, la empresa y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires”.

El Jefe de Gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insistió este martes en solicitar una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para resolver el traspaso de los servicios y ratificó que el Ejecutivo que integra no concurrirá a las negociaciones para destrabar el conflicto con el personal.

El jefe de ministros porteños ratificó que la ciudad no tiene “ninguna responsabilidad” sobre el servicio y sostuvo que “se utiliza a la gente para un apriete que es político”.

El senador porteño kirchnerista Daniel Filmus aseguró a su vez que Macri “está en condiciones de resolver el conflicto” y agregó que “es correcto que sea la ciudad la que lo administre”.

“Macri debe cumplir con la ley que votó casi por unanimidad el Congreso y también con el acta firmada el 3 de enero con el gobierno nacional, por la que aceptó hacerse cargo de los subterráneos y aumentó la tarifa un 127 por ciento”, puntualizó.

Por último, el delegado de subterráneos de la línea C, Jorge Morinigo, subrayó que la medida de fuerza “no es arbitraria”, ya que fue dispuesta de manera progresiva luego de realizar varias aperturas de molinetes y paros de dos horas.

El gremialista reiteró el reclamo salarial de la AGTSyP de un 28 por ciento de aumento sobre el haber básico, idéntica cifra de incremento en los viáticos diarios, un franco más y otros dos puntos por antigüedad para resolver el conflicto.

Comentarios

Ingresa tu comentario