Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Palomas: quieren cazarlas con jaulas y redes y moverlas de barrio

Las palomas son una plaga que ataca a Buenos Aires, y el Gobierno porteño viene probando diferentes formas para exterminarlas. La nueva técnica incluye la compra de 20 jaulones-trampa, que le costarón a la Ciudad 400 mil pesos, y el traslado de cientos de ejemplares de barrios de alta densidad poblaciónal, como Recoleta, a otros menos importantes para el Gobierno porteño. (Ciudad de Buenos Aires) Este martes dará comienzo a...

Las palomas son una plaga que ataca a Buenos Aires, y el Gobierno porteño viene probando diferentes formas para exterminarlas. La nueva técnica incluye la compra de 20 jaulones-trampa, que le costarón a la Ciudad 400 mil pesos, y el traslado de cientos de ejemplares de barrios de alta densidad poblaciónal, como Recoleta, a otros menos importantes para el Gobierno porteño.

(Ciudad de Buenos Aires) Este martes dará comienzo a un plan para atraparlas en grandes jaulones con comida, que estarán situados en 20 pulmones de manzana de algunos edificios, como en Alvear al 100 y Las Heras al 1700.

También se utilizarán redes para capturarlas en parques de la zona, como las plazas Francia y Mitre, entre otras . Para más adelante está pensada una segunda etapa en la que se soltará a las palomas en puntos de la ciudad donde no sean motivo de quejas.

El gobierno porteño busca mitigar las molestias que ocasionan estas aves, que además transmiten enfermedades como la histoplasmosis y salmonelosis, entre otras.

Para este programa, que lleva adelante el ministerio de Ambiente y Espacio Púbico, la inversión inicial de la Ciudad es de unos 400.000 pesos en concepto de la compra de 20 jaulas, dos redes para plazas, los honorarios de diez empleados y el costo de traslado de las palomas.

Sin embargo, el titular de la cartera, Diego Santilli, admite que la solución no es definitiva: “no las vamos a erradicar totalmente, pero de a poco ofreceremos una solución para los lugares más comprometidos”, comentó el ministro en declaraciones que publica hoy el diario La Nación.

Para llevar adelante este plan de captura de palomas, la Ciudad hizo un estudio preliminar: atraparon aves en zonas con alta densidad poblacional, las censaron, y luego las liberaron en una zona alejada con baja densidad poblacional.

El primer dato de importancia que arrojó este programa fue que las 256 palomas capturadas correspondían a la especie Zenaida auriculata (torcaza común). Se trata de una especie oportunista y con una dinámica más variable que la paloma común, ya que tiene la capacidad de volver a su lugar de nidificación y, por lo tanto, no afecta la vida de los pichones.

“Estos operativos se realizan en el marco de una estrategia de dilución, que consiste en trasladar ejemplares de zonas con alta densidad poblacional, como la comuna 2 (Recoleta), a otras con una menor densidad. No se pretende combatir a esta especie, lo que se busca es lograr el equilibrio ambiental adecuado entre la población humana y la de las palomas, sin practicar el exterminio ni acciones ilegales”, dijo Santilli.

Comentarios

Ingresa tu comentario