Buenos Aires, 26/06/2017

De Palermo Hollywood a Chacarita Broadway

Este barrio edificado alrededor del cementerio se las arregla para brindar espacio a disciplinas escénicas que encuentran en él una suerte de patio de recreo porteño

(CABA) “Un barrio de clase media, progresista, hacia la izquierda, con cuadras en las que la presencia de la clase media profesional intelectual hace sentir el valor por la cultura independiente”. Así definen esta parte de la ciudad quienes la habitan. La conclusión llega analizando resultados electorales de los últimos años, sí, pero también, observando el ritmo de sus calles. Una docena de teatros, salas de ensayo y bares de conciertos pueden dar fe de la energía vital que por acá circula. Algunos de ellos – como Gargantúa – marcan el pulso desde hace más de veinte años, otros, como el Galpón de Guevara, se sumaron hace apenas tres.

Basta con echar un vistazo al mapa para percibirlo. En un rango de treinta cuadras a la redonda hay al menos, veinte teatros pequeños, en los que funcionan escuelas y se conforman grupos artísticos. El Teatro Regio es el más antiguo y sin dudas la vedette del barrio, pero a su alrededor el Farabute, el teatro Polonia, La Galera, el Piccolino y el Chacareran, solo por nombrar algunos, constelan en un circuito obligatorio para los amantes de las obras de autor.

En la misma proporción de territorio hay una decena de salas de ensayos y pequeños bares y resturantes atendidos por sus dueños, quienes en general, son artistas también. Es el caso de Bar GueBar, Tag Bar y 35 mm. Para cerrar el concepto, Chacarita cuenta además con perlitas que vuelven aún más entretenida la escena, como su arte callejero que homenajea a figuras populares, el templo más grande del Gauchito Gil en Capital Federal y el Museo Fotográfico Simik en cuyo salón puede verse una interesante colección de cámaras y retratos antiguos. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario