Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

Padres e hijos, una misma vocación

Una nueva generación de “hijos de” invadió el espectáculo argentino. Figuras tan reconocidas como Ricardo Darín, Guillermo Francella, Catherine Fulop, Gloria Carrá, Nazarena Vélez y Fabio Posca ya tienen sus sucesores artísticos. Escribe Natalia Rivarola (CABA) “De tal palo, tal astilla”, una frase tan trillada como, en muchas ocasiones, acertada. Y así como sucede en otras profesiones, muchos hijos de artistas también deciden seguir los pasos de sus famosos padres. Ya...

Una nueva generación de “hijos de” invadió el espectáculo argentino. Figuras tan reconocidas como Ricardo Darín, Guillermo Francella, Catherine Fulop, Gloria Carrá, Nazarena Vélez y Fabio Posca ya tienen sus sucesores artísticos.

nota hijos de

Escribe Natalia Rivarola

(CABA) “De tal palo, tal astilla”, una frase tan trillada como, en muchas ocasiones, acertada. Y así como sucede en otras profesiones, muchos hijos de artistas también deciden seguir los pasos de sus famosos padres. Ya sea porque nació el amor a la actuación mientras pasaban su infancia en un set de grabación, porque lo llevan en sus genes o por las ventajas que pueden dar portar cierto apellido, tanto la pantalla chica como la grande están plagadas de herederos.

Esta tendencia no es nueva en Argentina. Hay casos ya por demás conocidos en los cuales los hijos han logrado forjar una carrera tanto como sus padres, como el exitosísimo Pepe Cibrián Campoy, hijo de las figuras del teatro Ana María Campoy y José Cibrián; Rita Terranova, hija de Osvaldo; Miguel Ángel Solá y Mónica Vehil, hijos de la actriz uruguaya Paquita Vehil; Claudio y Alejandra Da Passano, hijos de María Rosa Gallo o Carolina Papaleo, hija de Irma Roy. Y otros hasta han logrado formar un auténtico clan artístico como el conformado por Ramón “Palito” Ortega y Evangelina Salazar, cuyos hijos son exitosos actores, cantantes y productores.

Pero en este último tiempo, una nueva generación de “hijos de…”, con apellidos tan relevantes artísticamente como Darín, Francella, Sabatini, Torres, Vélez o Posca han invadido el espectáculo. Si hay alguien que sabe aprovechar este fenómeno es sin dudas Cris Morena, quien dentro de su plantel de Aliados –la tira de Telefe que marcó su regreso a la televisión después de la muerte de su hija, Romina Yan– tiene al hijo de Guillermo Francella, Nicolás (23); y a la hija de Catherine Fulop y Osvaldo Sabatini, Oriana (17). El primero incursionó en los medios como productor de la tira protagonizada por su padre, El hombre de tu vida. Pero su inicio como actor llegó el año pasado de la mano de la creadora de Chiquititas. Cris Morena lo convocó para ser uno de los protagonistas de la novela juvenil y de la noche a la mañana se convirtió en el amor platónico de miles de adolescentes. Por otro lado, ese mismo año también debutó en la pantalla grande en la película de Marcos Carnevale, Corazón de León, protagonizada por su papá y Julieta Díaz, cuyo papel lo hizo merecedor del reconocimiento como Revelación Masculina en los Premios Sur. En los próximos meses se lo podrá ver por Telefe protagonizando el capítulo Día de la primavera, del nuevo unitario de Underground, La Celebración y en la segunda temporada de la tira juvenil. Por otro lado, los comienzos de Oriana Gabriela Sabatini estuvieron orientados al modelaje pero hace dos años decidió incursionar en la actuación en una tira de Uruguay. Pero fue el año pasado, también gracias a Aliados, cuando llegó la fama. Y con el papel de Azul, una cantante con problemas de alimentación, se llevó el premio Revelación en la edición de 2013 de los Kids Choice Awards Argentina. Pero ante las preguntas sobre su madre, dice que no siente que “esté siguiendo los pasos de”, aunque no le molesta que la comparen.

Pero ellos no son los únicos primogénitos que se pueden ver en el canal de las pelotas. Bárbara Vélez, hija de la polémica Nazarena, es parte del elenco de Somos Familia, la tira de Enrique Estevanez que marcó la vuelta de Gustavo Bermúdez a la televisión. “Es lo primero que conseguí por mí misma, separada de mi mamá”, confesó la joven actriz hace unos meses, ya que en todas las obras de teatro que había participado -Flor de pito, Despedida de soltero, Los Grimaldi y Familia de mujeres– siempre había estado bajo el ala protectora de la mediática.

Las telenovelas de Pol-ka Producciones también apostaron por los nuevos herederos. Las caras de Ángela Torres (15), hija de Gloria Carrá; y el Chino Darín (25), hijo de Ricardo, se pudieron ver diariamente por el Trece, el año pasado. Ángela, quien recientemente interpretó a una de las hijas de Adrián Suar en Solamente Vos, tiene familia artista de sobra para presumir. Hija de Carrá –quien está casada con el también actor Luciano Cáceres-, sobrina de Diego (Torres) y nieta de Lolita, empezó a estudiar teatro a los 8. Hizo su debut en 2008 en la serie Patito Feo de Ideas del Sur, en donde su mamá interpretaba a la villana principal. En 2012 fue convocada para formar parte del elenco de Condicionados, el unitario de El Trece protagonizado por Oscar Martínez y Soledad Silveyra, por cuyo papel fue nominada como Revelación en los premios Tato y ese mismo año se inició en el cine con la película Extraños en la noche, protagonizada por su tío. Pero esto no es lo primero que realiza la joven actriz ya que también formó parte de los elencos La novicia rebelde y de Irreal en el teatro. Por otro lado, Ricardo “Chino” Darín no sólo conlleva el peso de semejante apellido, sino también su nombre. El hijo de uno de los actores más prestigiosos del país comenzó su carrera en 2010 en la serie producida por Pol-ka, Alguien que me quiera. Al año siguiente realizó una participación especial en la comedia Los Únicos y también debutó en la pantalla grande con un papel en la coproducción argentino-española Fuera de juego, junto a Diego Peretti y Fernando Tejero. Sin embargo, su gran salto lo daría en 2013 al interpretar el personaje de Fabián Graziani, el hijo de Guillermo (Julio Chávez), en Farsantes, la ficción del prime time de El Trece, papel por el cual fue nominado como Actor de Reparto en los Premios Tato. Poco a poco va forjando su propio camino en el mundo artístico con un éxito que va en ascenso. Como prueba de ello, no uno sino dos proyectos lo eligieron para ser la figura principal de sus largometrajes. La primera película que lo tiene como protagonista, junto al mexicano nominado al Oscar como mejor actor Demián Bichir, es Muerte en Buenos Aires -la ópera prima de Natalia Meta-, que se estrenará el próximo 15 de mayo en las carteleras argentinas. La otra producción que puso sus fichas en él es Uno mismo, de Gabriel Arregui, en la cual trabajará con María Dupláa –sobrina de Nancy, dicho sea de paso- y cuyo estreno está previsto para 2015. Pero eso no es todo. Al mismo tiempo, el Chino está experimentando otra faceta. Conduce Circuito Argentina, por América y un programa sobre redes sociales, por ESPN+.

El último en la lista es Rocco Posca, cuyo talento actoral puede verse en  Gato negro, opera prima de Gastón Gallo, que protagonizan Leticia Brédice, Luciano Cáceres y Luis Luque. En el film, que marcó el debut del hijo menor de Fabio, interpretará a Pirata, el mismo personaje que su padre pero de chico.

Heredaron la vocación, algunos con talento, otros quizá no tanto. Pero todos decidieron seguir el mismo camino que sus famosos padres. Un fenómeno que parece repetirse generación tras generación. Habrá que esperar para saber quiénes lograrán forjar una carrera propia y alcanzar el reconocimiento por su trabajo y así convertirse en verdaderos artistas y dejar de ser tan solo los “hijo de”.

Fuente: nolovasaleer.com

Comentarios

Ingresa tu comentario