Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Padres e hijos en Facebook: ¿conflicto en puerta?

Según una encuesta cuatro de cada diez chicos no le dan "amistad" a sus padres en Facebook.

(PBA) Una encuesta realizada por Microsoft en la Argentina reveló que existe una suerte de desencuentro entre padres e hijos a la hora del uso de la tecnología por parte de los menores. Según el estudio –llamado “Los chicos e Internet: la presencia de los padres”, llevado a cabo por el programa de Responsabilidad Social Empresaria de la compañía que desarrolla software, servicios y tecnología– nueve de cada diez chicos de once y doce años están en redes sociales y el 40% no aceptó a sus padres como amigos virtuales, cuando Facebook (por citar el ejemplo que constituye la red social más popular en la Argentina) tiene como política de suscripción ser mayor de 13 años.

“Esto significa que los chicos falsearon su edad para poder pertenecer a la red social”, sacó como primera conclusión Roxana Morduchowicz, licenciada en Ciencias de la Comunicación, especialista en culturas juveniles y coordinadora de la encuesta de la que participaron 600 alumnos de sexto y séptimo grado de escuelas públicas y privadas de la Ciudad de Buenos Aires.

“Elegimos analizar este comportamiento desde el ángulo de los padres porque no debemos perder de vista que son los padres quienes deben estar detrás de los chicos”, explicó Morduchowicz al presentar el trabajo. Y lo primero que se les preguntó a los chicos en la encuesta fue qué es lo que más hacen en la Web. La respuesta fue contundente: el 95% tiene como primera actividad en Internet el uso de redes sociales. “Teniendo en cuenta estos resultados, lo que se recomienda a los padres es que permitan que sus hijos tengan un perfil en una red social como Facebook antes de la edad que establece la empresa, pero con la condición de poder monitorear el contenido que ellos publican y ven. No recomendamos que se les niega el uso de Facebook antes de los 13 años porque es muy probable que el chico lo haga igual a espaldas de los padres”, analizó la especialista. En ese sentido, la encuesta arrojó que el 90% de los padres de estos chicos saben que sus hijos están en una red social.

Muchos adolescentes se quejan de lo que consideran una invasión de su espacio virtual por parte de sus progenitores, a quienes acusan de espiar sus perfiles y ser indiscretos en sus comentarios. Cada vez son más los padres que solicitan entrar en el círculo de amigos de sus hijos, algo que les otorga, como a cualquier amigo virtual salvo restricción específica, permiso para seguir sus charlas, publicaciones y ver sus fotografías. Así, para algunos progenitores, las redes sociales son como asomarse a la ventana de la vida social de los hijos, algo que, probablemente, de otra forma nunca hubieran logrado.

Del otro lado, madres y padres se angustian ante el desconocimiento de un mundo que crece y crece y que forma parte de la cotidianeidad de los hijos. Allí, su vida personal se expande, aparecen nuevos vínculos, su sociabilidad adquiere formas y contenidos diferentes a los que estábamos acostumbrados.

Comentarios

Ingresa tu comentario