Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Padres denuncian la crisis edilicia en las escuelas porteñas

El grupo Madres y Padres por la Escuela Pública denunció su preocupación por la falta de mantenimiento de los colegios.

Esteban Schoj

(CABA) El conflicto por la crisis edilicia en los colegios porteños, que generó tomas en 14 de ellos y que desnudó el cada vez más exiguo presupuesto destinado a infraestructura en escuelas por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, sumó ayer un nuevo actor. El colectivo Madres y Padres por la Escuela Pública manifestó, en el marco de una conferencia de prensa frente a la Legislatura porteña, su preocupación por el deterioro de los establecimientos a los que concurren sus hijos. Denunciaron el abandono y la falta de mantenimiento, la no concreción de obras de reparación y el viejo problema no resuelto de la inscripción online.

Uno de los principales ejes abordados por los padres fue el de los subsidios que la gestión de Mauricio Macri debería destinar a los colegios públicos del distrito para garantizar una educación digna, segura y de calidad. En ese sentido, el delegado de Cooperadoras de la Comuna 5 e integrante de la Asociación Cooperadora del Normal Nº 7, Pablo Cesaroni, detalló como se ha ido modificando el sistema de subsidios para las escuelas porteñas, en detrimento de la calidad educativa. “En los últimos dos años, una escuela que recibía 100 mil pesos de subsidio, hoy recibe la mitad. Esto se da en el marco de la baja del presupuesto que aplica el gobierno porteño en la educación pública, que bajó casi un 10% entre 2002 (cuando era del 30,11% del presupuesto total) y la actualidad (en 2015 se le destinará el 20,5 por ciento). Esto significa, básicamente, menos plata en subsidios y, en consecuencia, menos obras. En concreto, se trata de una desinversión en educación”, señaló Cesaroni.

Por un contrato firmado por la gestión PRO hace cuatro años, “el mantenimiento básico del 85% de las escuelas públicas porteñas es realizado por 12 empresas privadas”, explicó Cesaroni, y detalló que ese mantenimiento básico no incluye obras sino solamente arreglos de baños y puertas y cambio de luminarias. “Encima, este año, el presupuesto para infraestructura de las escuelas públicas fue del 1,1% del PBI porteño, el más bajo de la historia”, se lamentó el miembro de la cooperadora del colegio de Villa Crespo.

“Estamos denunciando que en la Ciudad hay 150 escuelas con problemas edilicios de distinta gravedad. Problemas eléctricos, de filtraciones, de calefacción, además de las caídas de techo, puertas y ventiladores”, señaló el grupo de padres reunidos frente a la Legislatura.

Ante esta problemática, los integrantes de Madres y Padres por la Escuela Pública pidieron que el Ministerio de Educación que conduce Esteban Bullrich destine una partida extraordinaria para todas las obras necesarias. “No podemos esperar al presupuesto del año que viene”, advirtieron.

Antes de la aplicación del Fondo Único Descentralizado de Educación (FUDE), creado por la Ley 3372, promulgada en enero de 2010, las asociaciones cooperadoras de las escuelas destinaban el 30% de los subsidios recibidos para mantenimiento. Pero el acotamiento de estas partidas de dinero tuvo como consecuencia que los fondos con destino a obras se vieran altamente disminuidos. Un efecto dominó que tiene como principales perjudicados a los alumnos de las escuelas públicas.

“Antes del invento macrista del FUDE, las escuelas recibían cuatro cuotas de subsidios por año. Con eso, que representaba el 70% de los ingresos de los establecimientos, la escuela podía hacer el mantenimiento. Además –continuó Cesaroni–, el otro 30% provenía del aporte de cooperadora. Pero desde la aplicación del FUDE, año a año bajan los subsidios, lo que hace que se necesiten más los fondos propios de la cooperadora, que hoy suponen el 60% del gasto en mantenimiento. Además, así se dividen a las escuelas públicas entre las que pueden ‘mantenerse’ con fondos propios y las que no. Cada vez se pueden hacer menos cosas y esta situación ya es dramática porque tampoco hay canales de diálogo: el gobierno porteño no nos da bolilla.”

Actualmente, las cuotas del FUDE son dos por año. Deben llegar a las escuelas entre abril y agosto, “pero al día de hoy –denunciaron los padres–, el 75% de las escuelas no recibió ni una cuota”.

En la misma línea que Cesaroni, Paula Teller, madre de dos adolescentes que concurren al Lengüitas y a la escuela Claudia Falcone, además de integrante de Madres y Padres por la Escuela Pública, confesó que “a varios padres nos pasó que reaccionamos a raíz de las tomas de las escuelas que llevaron adelante los chicos. Eso nos movilizó a nosotros para ayudarlos a pedir por una educación digna y de calidad. Es tarea de todos luchar por eso.”

El colectivo de padres está convocando a todas las escuelas de los tres niveles a sumarse al reclamo por las mejoras en las condiciones edilicias de los establecimientos, y si bien aseguraron “tener la fuerza necesaria para luchar, sabemos que es un camino largo y muy arduo –explicó Teller–, por el gobierno que tenemos en la Ciudad, que desatiende a la escuela pública. Me preocupa el estado de las aulas donde estudian mis hijos. Dan ganas de llorar. Pero sigo pensando que la mejor manera de defender la escuela pública es estando adentro.”

escuelas padres

Las propuestas
Madres y Padres autoconvocados en defensa de la escuela pública es un grupo que se formó como consecuencia de las tomas. Este colectivo propone, entre otras cosas:
– Defender la escuela pública del estado de creciente abandono producto de las políticas educativas implementadas por el gobierno de la CABA.
– Reclamar por el pésimo estado edilicio y de higiene de las instituciones educativas de la Ciudad.
– Exigir por el pésimo estado edilicio y de higiene de las instituciones educativas de la ciudad.
Para sumarse, el mail es madresypadresxlaescuela@gmail.com.

Las clases en el receso invernal
De la reunión que mantuvo el lunes el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, con alumnos de los colegios tomados, quedó clara la decisión del funcionario macrista de no dar marcha atrás con la recuperación de clases durante el receso invernal, que comienza la semana que viene. La medida se haría efectiva en los 14 establecimientos que permanecieron tomados por los estudiantes, en un conflicto que se extendió durante un mes. Como respuesta, hoy desde las 14 los alumnos nucleados en la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) se concentrarán frente al Palacio Pizzurno, para una nueva marcha de protesta por la crisis edilicia de las escuelas de la Ciudad hacia la cartera educativa porteña, en Paseo Colón 255.

En aquella reunión, Bullrich tampoco aceptó rever las reformas curriculares estudiantes. “El ministro nos recibió pero no estuvo dispuesto al diálogo. No hubo una respuesta positiva a ninguno de nuestros planteos”, advirtieron los jóvenes.

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario