Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Pablo Alem López necesita un trasplante bipulmonar

Pablo tiene 12 años, es fanático de Vélez, y le diagnosticaron una fibrosis quística en el páncreas a los tres meses de haber nacido. Hoy necesita un trasplante bipulmonar para seguir viviendo. (CABA) Desde hace 4 meses Pablo está en la lista de emergencia del INCUCAI: su estado es muy delicado y necesita con urgencia un trasplante bipulmonar. Por más que está jugando el partido más importante de su vida,...

Pablo tiene 12 años, es fanático de Vélez, y le diagnosticaron una fibrosis quística en el páncreas a los tres meses de haber nacido. Hoy necesita un trasplante bipulmonar para seguir viviendo.

n_20130905085903_ayudemos_a_pablo_tomemos_conciencia

(CABA) Desde hace 4 meses Pablo está en la lista de emergencia del INCUCAI: su estado es muy delicado y necesita con urgencia un trasplante bipulmonar.

Por más que está jugando el partido más importante de su vida, su pasión por Vélez y su adoración por el Flaco Gareca es tal que al otro día de haber escuchado las palabras de su entrenador en la que decía que “iba a analizar si seguía”, Pablo le escribió una carta al técnico del Fortín.

Con la condición de no leerla, Rubén, su papá, fue a la práctica de Vélez y le entregó en mano la carta al DT.
Gareca recibió el sobre y a medida que iba leyendo los ojos se le ponían cada vez más brillosos. Brillosos hasta las lágrimas. Y fue una frase la que lo quebró, que le tocó lo más profundo del alma, la que lo marcará para siempre: “Yo peleo por mi vida, vos peleá por Vélez”.

“No esperaba recibir una carta de esa magnitud. Fue muy impactante, lo más significativo que alguien me escribió en toda mi vida”, le contó el Flaco al diario deportivo Olé.

No son sólo los méritos deportivos los que llevaron a Gareca a la Legislatura Porteña, donde fue distinguido como Personalidad Destacada del Deporte de la Ciudad de Buenos Aires. Sus acciones silenciosas que traspasan el fútbol son las que lo ponen en el pedestal. Y lo que siguió con Pablo fue un claro ejemplo: cuando le entregó la carta, Rubén le comentó que a los pocos días era el cumpleaños del nene. Y qué mejor regalo que la presencia del entrenador.
Esa tarde en la que Pablo iba a cortar la torta para festejar sus 12 años, sonó el timbre. Hasta ahí, nada fuera de lo normal. No esperaba a otro más que algún familiar o amigo. Pero al abrir la puerta estaba él: esa cabellera rubia, su figura esbelta y una sonrisa cómplice. Era Ricardo Gareca en persona quien fue hasta la casa de Pablo para acompañarlo en la celebración y agradecerle cara a cara cada palabra que había escrito.

“Cómo no iba a ir a la casa a conocerlo, era lo mínimo que podía hacer después de lo que me hizo sentir con esa carta. Pero lo importante es que todo el mundo le dé una mano y le llegue el trasplante que necesita. Eso es lo realmente importante en este momento”, destaca el Flaco.

Todos podemos ayudar a Pablo juntando tapitas plásticas o aportando a la caja de ahorro de Banco Galicia N° 402821460967, a nombre de Karina Llorie. Teléfonos de contacto: 0237-4241747, 1137024265 ó 1136257359.

Fuente: Telefé

Comentarios

Ingresa tu comentario