Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Oyarbide imputó a Bonafini como socia de los Schoklender

Alejandra Bonafini,  hija de la titular de Madres de Plaza de Mayo, quedó imputada hoy por decisión del juez federal Norberto Oyarbide, en la causa de investiga el desvío de fondos públicos. (Ciudad de Buenos Aires) Bonafini sería, según la situación judicial actual, miembro de una asociación ilícita cuyo objetivo era delinquir.  Hasta ahora, todos los imputados, excepto Alejandra, fueron detenidos. Oyarbide le detalló, en 189 fojas de expediente, la...

Alejandra Bonafini,  hija de la titular de Madres de Plaza de Mayo, quedó imputada hoy por decisión del juez federal Norberto Oyarbide, en la causa de investiga el desvío de fondos públicos.

(Ciudad de Buenos Aires) Bonafini sería, según la situación judicial actual, miembro de una asociación ilícita cuyo objetivo era delinquir.  Hasta ahora, todos los imputados, excepto Alejandra, fueron detenidos.

Oyarbide le detalló, en 189 fojas de expediente, la acusación de ser miembro de una asociación ilícita que desviaba fondos de la Fundación (de la misión “Sueños Compartidos”) destinados a viviendas sociales y de la cual Sergio Schoklender era su jefe y Pablo Schoklender y el contador Alejandro Gotkin sus organizadores, por lo que están detenidos.

En concreto fue acusada de haber vendido en 2010 un departamento ubicado en la calle 44 número 1324 de La Plata, a un valor muy inferior al de mercado, a Meldorek, de la que Schoklender era dueño, por 25 mil dólares. Para la Justicia la transacción se habría hecho con fondos de la entidad, por lo que con la operación habría consentido el desvío de dinero.

Alejandra dijo que solo sabía que Meldorek hacía viviendas sociales pero no que era de Schoklender, de lo que se entera cuando el conflicto por la causa se hace público, y que la escritura de la venta la firmó Gotkin, presidente de la empresa.

También, recordaron las fuentes, está acusada por dos Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) por 79.780 pesos y que realizó un depósito de 50.000 dólares pero los justificó con la venta, en 2007, de un departamento por 83 mil pesos, por ahorros y un préstamo que tenía en una cuenta corriente.

Para avalar sus dichos presentó las escrituras de los inmuebles y sus recibos de sueldo desde que trabajaba en la ex empresa ENTeL.

Alejandra había presentado semanas atrás un escrito en el que sostuvo que “desconfiaba profundamente” de Sergio Schoklender por “sus manejos” cuando él era apoderado de la Fundación, y que la relación entre ambos “era de franco enfrentamiento”.

“Independientemente de la relación de cercanía que Sergio Schoklender mantenía en su momento con mi madre, lo cierto es que nunca tuve relación de cercanía con él”, agregó en el texto.

La mujer le relató hoy al juez que el conflicto comenzó en 2002 cuando Schoklender “le vendió un auto robado” a una amiga suya, por lo que comenzó a tenerle desconfianza, aunque, resaltó, desde antes de eso no le tenía simpatía porque tenía una forma de vida ostentosa.

Agregó que su enemistad con Schoklender era tan manifiesta que dejó de ir a la ronda de las Madres los jueves en Plaza de Mayo para “no cruzarse con él”, señalaron los voceros.

Comentarios

Ingresa tu comentario