Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Otro año de cortes: ¿cuáles son los cinco barrios más afectados?

Por las fallas en el sistema Edesur tuvo que sacar 120 generadores gigantes a las calles.

(CABA) Un casa de fiestas no puede abrir en Díaz Vélez al 5400 porque hace días que hay cortes de luz. Un matrimonio con un bebé se muda de su departamento en Villa Crespo a lo de un familiar porque en su edificio no andan ni el ascensor ni la bomba de agua. Los juzgados laborales de la calle Perón al 900, en el Microcentro, no pueden atender desde el lunes. Son historias reales de los lugares donde, a pesar de que este verano tuvo temperaturas más benévolas, se repitieron los cortes de luz. Esta temporada los barrios más afectados fueron Villa Crespo, Caballito, Flores, Almagro y Balvanera, que sufrieron apagones de varios días. En otros, como Palermo, Villa Devoto, Villa del Parque, Parque Chacabuco, Liniers o Barracas, los cortes fueron intermitentes.

Desde 1998 hasta hoy, la duración de los cortes de energía aumentó un 200%, lo que genera un gran perjuicio económico, y la frecuencia de las interrupciones subió un 90% –evalúa el ingeniero y economista Andrés Chambouleyron, especialista en Regulación de Servicios Públicos–. El problema es la falta de inversión en el mantenimiento de la red, que desde 1998 cayó un 50% en términos reales, mientras la tarifa cayó un 70%”.

El martes, desde el sitio acanohayluz.com.ar advirtieron que, de los 10.000 reportes de cortes de energía que recibieron este verano, 800 llegaron desde Villa Crespo. Se trata del barrio más afectado, donde hubo apagones de varios días. “En enero nos cortaron la luz día por medio y cuando nos la daban se la cortaban a otros del barrio –cuenta el vecino Pablo Fernández–. Desde febrero los cortes duran una semana. Y eso a pesar de que hay dos grupos electrógenos en la zona. Somos gente pacífica, pero todas las noches cortamos Serrano y Loyola para protestar”.

En Edenor y Edesur explican que este verano hubo menos cortes que el pasado, porque hizo menos calor. Y aseguran que sí se hicieron inversiones. Cada empresa armó un plan de 800 obras en su área de concesión en el que invirtió $ 2.000 millones. Es decir, que entre las dos invirtieron $ 4.000 millones para 1.600 obras, que incluyeron desde trabajos de mantenimiento hasta el cambio de cables o, en el caso de Edesur, la puesta en marcha de tres subestaciones móviles. “En este momento se están ejecutando más de 40 obras, sólo para la red de baja tensión en Capital y Gran Buenos Aires, y ya se ejecutaron 48 sólo en la Ciudad”, precisa un vocero de la empresa.

Para paliar la situación, las concesionarias pusieron grandes generadores eléctricos alquilados a Enarsa –la empresa estatal de energía– en los puntos de mayor demanda o donde resta finalizar obras. La que más recurrió a este recurso fue Edesur, que distribuyó 120 de estos equipos de gran porte, la mitad en Capital. Mientras, Edenor colocó media docena en el parque industrial de Pilar y media docena en Colegiales y Chacarita.

En mi barrio siempre hubo cortes, pero este verano disminuyeron, porque en noviembre pusieron un generador en Franklin y Acoyte –cuenta Martín Díaz, que vive en Caballito Norte–. Pero hace tres semanas lo sacaron y volvieron los problemas. Hay cortes en forma continua y cuando vuelve la luz hay picos de tensión. A mí me quemaron el router de Wi-Fi, pero a algunos vecinos les arruinó electrodomésticos. Edesur por ahí manda cuadrillas, pero no resuelven nada y encima te dan de baja el reclamo”.

Hace 8 días que está sin luz toda luz toda la manzana –precisa su vecino Alberto Colombo–. El corte afecta a las calles Virasoro, Franklin y Díaz Vélez. Nosotros las llamamos el triángulo de las Bermudas. Hace 70 años que vivo acá y siempre hubo cortes de luz. Llamé muchas veces a Edesur y nunca hacen nada. Ayer me operé de cataratas y tengo problemas de presión alta… Todo esto no me hace bien. Necesitamos una solución”.

 

Norma Bianchi, de Caballito: “Vienen y ni revisan si se rompió algo”

“Perdí la heladera y doce lámparas y todavía no se si me funciona el lavarropas porque, como no tengo luz, no lo puedo verificar. A todos los vecinos de esta zona, que es como un triángulo en Díaz Vélez y Franklin, nos pasó lo mismo. Los inspectores de Edesur vienen pero seguimos igual. No perforan la calle para ver si hay algún problema con los cables, para estudiar si hay que cambiarlos o hacer algo. Mientras, siguen las altas temperaturas y nosotros sin luz y sin ninguna respuesta”.

Carla Melich, de Villa Crespo: “Se me murieron cien peces”

“Desde noviembre, venimos sufriendo cortes de luz. Nunca pasa una semana entera sin un corte. Tenemos un local en el que funciona un spa y, cuando no hay corriente, tenemos que cerrar. Hacemos un tratamiento que se llama isquioterapia, que se realiza con peces: hace poco se me murieron cien porque dejó de funcionar el motor que oxigena el agua de la pecera. La compañía toma el reclamo y no hace más que eso. Alguna vez me sugirieron que me compre un grupo electrógeno”.

Aurora Gamboa, de Flores: “Ya tuvimos 23 cortes este año”

“Los problemas se repiten desde diciembre de 2013, cuando pasamos Navidad y Año Nuevo sin luz, fueron 19 días seguidos. En 2014 también tuvimos muchos cortes y desde que arrancó 2015 ya nos quedamos sin luz 23 veces. Cada vez que llamamos, nos dan un número de reclamo, pero ninguna explicación. Hemos ido a las oficinas de Edesur y nos dijeron que ellos no eran responsables por lo que sucedía, que teníamos que averiguar nosotros cuándo iban a llegar las inversiones a nuestro barrio”.

 

PROTESTA-VECINOS-CABALLITO-CORTARON-FORMOSA_CLAIMA20101231_0066_33

Comentarios

Ingresa tu comentario