Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Once: después de dos décadas reabre la ex “escuela-shopping”

Había sido cerrado luego de que en 1990 habilitaran locales comerciales. Ahora reabrió como jardín y arrancó el ciclo lectivo con 240 vacantes para nenes de entre 3 y 5 años. (CABA) Sin la anuencia de la comunidad educativa, de un día para otro, allá por diciembre de 1990, la escuela ubicada en la populosa esquina de Sarmiento y Pueyrredón, en Once, cambió su nombre de forma tácita. Se dejó...

Había sido cerrado luego de que en 1990 habilitaran locales comerciales. Ahora reabrió como jardín y arrancó el ciclo lectivo con 240 vacantes para nenes de entre 3 y 5 años.

Pueyrredon-Sarmiento-estructura-MARIO-QUINTEROS_CLAIMA20130319_0053_14

(CABA) Sin la anuencia de la comunidad educativa, de un día para otro, allá por diciembre de 1990, la escuela ubicada en la populosa esquina de Sarmiento y Pueyrredón, en Once, cambió su nombre de forma tácita. Se dejó de lado el cartel de colegio “Presidente Mitre”. Para todos pasó a llamarse de manera inconfundible “escuela shopping”. Un establecimiento en donde los desarrollos privados le ganaron espacio a la educación y los alumnos (infantes) se quedaron sin una parte de las aulas. Fueron derribadas y trocaron por una veintena de locales comerciales. Finalmente, después de 23 años, el ciclo lectivo 2014 comenzó ya con el jardín maternal que tanto se prometió y que tanto demoró. Hay 240 nuevas vacantes para nenes de tres a cinco años.

La novedad, claro, quedó opacada por los conflictos educativos porteños que se estiraron hasta marzo a causa de la falta de vacantes, las polémicas aulas improvisadas de durlock y los problemas en la inscripción online en los colegios públicos. Pero lo cierto es que ya estudian allí nenes de 3, 4 y 5 años en ocho salas.

Tenemos una sensación de orgullo porque esta gestión pudo recuperar el establecimiento. No sólo se pudo concluir con el jardín, sino que también pusimos en valor la escuela Mitre, que se encuentra pegada. Actualmente tenemos 213 nenes y hay lugar para 240“, explicó el subsecretario de Gestión Económica y Estructura Edilicia del Ministerio de Educación, Carlos Regazzoni.

El nuevo jardín, igualmente, necesitará mejoras a corto plazo. De hecho, los chicos no pueden entrar por la puerta principal de la esquina de Pueyrredón y Sarmiento sino que lo hacen junto con los estudiantes de la escuela primaria, sobre la calle Sarmiento, porque permanece un gran obrador de chapa y su respectivo cartel con las obras en ejecución. Para los padres, igual, es más seguro y hasta más cómodo. La entrada “oficial” del jardín está ocupada por todos los vendedores ambulantes de Once, que ofrecen desde choclos y tamales hasta accesorios para tablets y notebooks. “La recuperación de la ex escuela shopping forma parte también de la mejora del espacio público de la zona que estamos encarando. Nosotros vamos a buscar todos los medios posibles para que los chicos puedan ingresar al jardín por la esquina, que tiene una entrada muy grande y bonita”, puntualizó el funcionario macrista.

Si bien en un primer momento se había proyectado también una sala de lactario para chicos de hasta dos años, finalmente no fue construida. “El área debió priorizar la gran demanda que había entre niños de 3, 4 y 5 años”, reconoció.

El proceso de recuperación de este jardín para el barrio no fue sencillo. En febrero de 2011, cuando finalizaron los 20 años de concesión que el ex Gobierno porteño de Carlos Grosso les había dado a los comerciantes, la Legislatura porteña comenzó con los trámites de restauración y el sucesivo desalojo de los locales. Luego se prosiguió con el proceso licitatorio, que lo ganó la empresa Taurnosky. Según el ministro de Educación de la Ciudad, Esteban Bullrich, las aulas iban a estar habilitadas para el ciclo lectivo 2012, promesa que no prosperó. Desde el Gobierno admitieron problemas con la compañía que obtuvo la licitación y otros de edificación, pues una losa que quedó de los antiguos locales hizo replantear todo el proyecto. A todo eso hubo que sumarle que se trataba de un lugar con protección patrimonial. Entonces tampoco se llegó con la obra finalizada para el año pasado. Los nenes pudieron ingresar recién este ciclo lectivo.

Fuente consultada: La Razón

Comentarios

Ingresa tu comentario