Oficios del antiguo Buenos Aires que resisten al paso del tiempo

Trabajos que se aprendían, se desarrollaban y se convirtieron en pasión

(CABA) En tiempos de carreras cortas y posesiones efímeras, hay quienes todavía hacen de antiguas ocupaciones un trabajo y, en muchos casos, una pasión. Resguardados en locales al fondo de viejas galerías, vivitos y coleando en talleres de barrio, en la calle o junto a las soleadas vías ferroviarias, algunos antiguos oficios de Buenos Aires se resisten a desaparecer.

Mateos que ya no esperan en las puertas de los teatros, como antes, pero que recorren el Rosedal. Relojeros que, a falta de repuestos importados, se las ingenian para reparar piezas de colección. Especialistas en muñecas antiguas, que ya no se consiguen en ninguna juguetería. Los barrios crecen y se transforman, pero incluso entre las torres más altas y en las veredas más nuevas sigue escuchándose el característico silbido de los afiladores.

Se trata de oficios que se aprenden a la vieja usanza, en el taller y con las herramientas: manos a la obra y, por lo general, con la ayuda de uno o varios maestros, en un recorrido que va desde las primeras pruebas como aprendiz hasta la habilidad y la sabiduría del experto. Son amores de toda una vida, que se mantienen tanto en la bonanza como en las malas épocas porque quienes los ejercen simplemente no se imaginan haciendo otra cosa.

Más de una vez se les detectó fecha de vencimiento: si los objetos vienen cada vez más baratos del sudeste asiático, ¿qué sentido tendría repararlos? La tecnología avanza y promete reemplazar el antiguo trabajo de los hombres. Así como ocurrió con el tranvía o los vendedores ambulantes de leche y pescado, ciertos empleos parecen destinados a quedar como un simple recuerdo de infancia. Y sin embargo subsisten. Sólo hay que saber buscarlos bien. NT

Algunos de esos oficios:

-Reparar las muñecas antiguas

Tulumba-Cordoba-Empezo-Buenos-Bentancour_CLAIMA20160625_0201_17

 

-Relojeros

Aravena-Scalise-Comenzo-Alfredo-Martinez_CLAIMA20160625_0214_17

 

-Afinador de pianos

Eduardo-Blanco-Foto-Gerardo-DellOro_CLAIMA20160625_0215_17

 

-Afilador

Oscar-Trabaja-Foto-Lucia-Merle_CLAIMA20160625_0218_17