Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Ocho nuevos bares para salir de copas por Buenos Aires

Propuestas gastronómicas imperdibles para conocer lo más novedoso de la noche porteña. Fuente: Planeta Joy (Ciudad de Buenos Aires) No es fácil seguir de cerca el volátil mercado gastronómico de Buenos Aires: constantemente abren bares, cierran, abren restaurantes, cierran. En medio de ese maremagnum de persianas que suben y bajan, encontramos algunas novedades de perfil bajo a las cuales les ponemos unas fichas. Si mantienen la calidad que mostraron en...

Propuestas gastronómicas imperdibles para conocer lo más novedoso de la noche porteña.

Fuente: Planeta Joy
Fuente: Planeta Joy

(Ciudad de Buenos Aires) No es fácil seguir de cerca el volátil mercado gastronómico de Buenos Aires: constantemente abren bares, cierran, abren restaurantes, cierran. En medio de ese maremagnum de persianas que suben y bajan, encontramos algunas novedades de perfil bajo a las cuales les ponemos unas fichas. Si mantienen la calidad que mostraron en sus primeros meses, seguramente tengan una próspera vida en la ruta coctelera de la ciudad.

 

LA ADORADA, tacos y tequilas
Desde que abrió sus puertas un par de años atrás, La Fábrica del Taco se convirtió en un punto obligado de la noche joven palermitana, con sus tacos y quesadillas a precio amigable en un ambiente súper informal. Pues bien, el año pasado sus dueños redoblaron la apuesta y abrieron, cruzando la calle Gorriti, La Adorada. Si bien comenzó como un bar de “tortas” (sí… como las tortas de jamón con las que soñaba el Chavo del 8), la propuesta cambió recientemente: hoy comparten la cocina con La Fábrica y hacen foco en su carta de tequilas: hay más de 15 etiquetas, incluyendo algunas perlitas como el Clase Azul reposado y el Romance (ambas marcas a $200 la medida). La carta de cocktails, en tanto, fue elaborada por Norman Barone (uno de los bartenders más reconocidos de la ciudad) y hace foco en la típica bebida mexicana para ofrecer tragos sabrosos y frutales (todos a $46) como el Santo Machete (tequila, amaretto, naranja, lima, azúcar, menta y gotas de angostura), o el Velo de Novia (tequila blanco, pomelo, licor de cassis, syrup, menta y frutos rojos). También encontrarás tequilas macerados en cilantro, canela, pomelo y maracuyá picante con jalapeño ($26 el shot). ¿Logrará atraer a multitudes como su vecino de enfrente? La noche tendrá la respuesta.
(Gorriti 5055, Palermo Soho)

CHUPITOS, para ir en banda
En la misma vereda de La Adorada, en este pequeño local funciona el único shooter bar de Buenos Aires. Hay más de 100 shots ($20) creados in situ, clasificados en suaves, fuertes y especiales. Sobre una de las paredes, una pizarra muestra el ranking de los que más salen: el Monarca (con ron de canela) y Media Hora (a base de Jager) suelen pelear siempre los primeros puestos. Otra curiosidad es que podés beber cerveza y jugar al Beer Pong (similar al ping pong pero con la mano, donde el objetivo es meter una pelotita en los vasos de tu oponente). También hay tragos clásicos en formato big para compartir ($70) como el Daiquiri, Margarita y Campari con naranja ¿Querés rememorar tu viaje de egresados? En Chupitos podés acercarte a esos recuerdos, brindando de a muchos y bebiendo de dorapa.
(Gorriti 5033, Palermo Soho)

DUARTE, best buy
Durante casi cinco años, Agustín Bertero fue uno de los bartenders de Ocho7ocho, meca de la coctelería de Buenos Aires. El año pasado lanzó su proyecto solista: Duarte, un bar de tragos clásicos con una inmejorable relación precio calidad. Acá podés beber un Old Fashioned o un Dry Martini por apenas 36 pesos. Y si agarrás el momento del happy hour dividís por la mitad. En un salón cálido (sillones, mesa alta comunitaria y un patio con salamandra) una gran pizarra indica, en forma de árbol genealógico, el nacimiento de algunos cocktails clásicos y sus derivados. También hay tragos de autor “a medida” (Bertero improvisa magistralmente de acuerdo a tus gustos) y jarras para compartir ($75), como la Jar Jar (Jameson, Cynar y pomelo) o La Porteña (gin, Hesperidina, Amargo Obrero y tónica). En la cocina, Juan (hermano menor de Agustín) prepara ricos sándwiches ($40) de lomito, bondiola, veggie y appetizers, como la ensalada de langostinos ($46), o almejas a la sidra ($38), entre otras.
(Godoy Cruz 1725, Palermo Soho)

BODEGA CERVECERA, para amantes de la birra
Primero fue un local de venta al público y luego se mudó a la vereda de enfrente para abrir un bar. Casi escondido en la esquina de Thames y Pasaje Russell, Bodega Cervecera consta de un microsalón para seis personas, una pequeña terraza y un par de mesas en la vereda. El nombre del lugar deja en claro cuál es la especialidad de la casa. Y el punto fuerte son las etiquetas nacionales que difícilmente se consigan en otros bares, como Sixtofer, La Logia, Grosa, Katmandú, Gerone entre muchas otras (de $25 a $40). Además, hay tres choperas con Triskell, Antigua Quimera y Quetzal. Para complementar, buena variedad de importadas entre las que no faltan las belgas Chimay y Duvel ($50). El tip es que también podés comprar cervezas para llevar a precio promocional.
(Thames 1759, Palermo Soho)

THE BEER HOUSE EXPERIENCE
, pura espuma
Carolina Pérez y Martín Boan son ingenieros químicos con experiencia en Maltería Quilmes. Y Diego Collini es Maestro Cervecero. Juntos, formaron el Centro de Cata de Cerveza con el fin de instruir y perfeccionar nuevos homebrewers. Pero además, abrieron este bar donde podés beber muy buenas marcas de cerveza artesanal local como Barba Roja o Guillón, entre muchas otras (porrón 330cc $18, porrón 660cc $25) y llevar la experiencia al extremo probando los platos elaborados con cerveza o materias primas cerveceras. Un buen ejemplo es el ojo de bife en confit de stout con papas rosti, las pizzas cerveceras ($75) o el postre Beeramisú ($40), pero el menú varía mes a mes. De yapa, podes ver material utilizado para el centro de cata (libros, láminas y cervezas de todo el mundo: La Trappe, Samuel Adams, Jubilaumsbier y muchísimas más) mientras charlás con los expertos cerveceros, quienes atienden el lugar personalmente. The Beer House Experience abre de jueves a sábado y requiere reserva previa (llamando al 154 169-6691)  ya que el corazón es grande, pero el lugar es chico: tiene capacidad para 25 personas.
(Carlos Calvo 555, San Telmo)

LA PAPELERA, un toque fashion
A diez metros de Plaza Cortázar supo funcionar durante años La Papelera, una casa que vendía hermosos cuadernos, anotadores y objetos de papel. El lugar cerró pero, manteniendo su nombre, se convirtió en un bar coqueto que conserva el espíritu del local anterior, jugando con la rusticidad en sus paredes, el viejo empapelado en sus columnas y algunos objetos retro como televisores antiguos, combinados con un mobiliario moderno. La coctelería clásica predomina en una carta donde manda el Negroni, el Mojito, Caipis, Daiquiri, Cosmopolitan ($55) y cocktails con champagne como el Kir Royal y el Bellini ($50). Pero lo más destacable de La Papelera es su ambientación, con una entrada semi descubierta, un salón y un patio pulmón. En el primer piso encontrarás mesas bajas simulando sillones hogareños y especie de VIP que se conecta con un precioso deck al aire libre. La propuesta se complemente con una completa carta de cocina que va desde platos tradicionales (tortilla, revuelto gramajo), hasta carnes a la parrilla. Se come por unos $120, aproximadamente.
(Honduras 4945, Palermo Soho)

SHELDON, tragos, platos y música
En el mismo PH donde en los ’80 funcionó Honduras, aquel mítico restaurante de Francis Mallmann, abrió el año pasado Sheldon, un restaurante y bar amplio, con diferentes salones, un patio y una muy linda terraza con techo corredizo. Si la zona de Plaza Serrano repuntó en los últimos años, se debe a lugares como este, que combinan una buena ambientación con una más que correcta propuesta gastronómica. A principios de año, se incorporó al lugar la disquería Miles, como para afianzar aún más la alianza entre las bebidas y la música: los domingos hay shows en vivo de jazz y blues. La carta de tragos ($50 aprox)  es clásica, aunque se incorporan también algunos cocktails de autor como el Mojito Sheldon (gin, menta fresca, jengibre, almíbar y soda) o el Moebius (vodka de mandarina, bourbon, limas, jengibre, syrup y frutos rojos). También están las opciones de jarra de litro ($70) para compartir como Cynar Julep, Cinzano Rosso con pomelo y más. Para comer, platos creativos, por ejemplo ñoquis crocantes de yuca y queso provolone, o entraña a la plancha con aderezo de pickles, mostaza, hojas verdes y escabeche de hongos y de postre.
(Honduras 4969, Palermo Soho)

Comentarios

Ingresa tu comentario