Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Nuevas amenazas en colegios de Tres de Febrero: ahora denuncian que envenenan el agua

Al menos en tres escuelas denunciaron que el agua tenía cianuro y arsénico. El tiempo para comprobarlo es mayor que la inspección por amenaza de bombas.

(PBA) Tras la ola de amenazas de bomba a las escuelas bonaerenses una nueva metodología se registró en al menos tres escuelas del distrito de Tres de Febrero: nuevas amenazas que denunciaban que el agua tenía cianuro y arsénico.

Los procedimientos para comprobar si el agua tiene o no estos componentes químicos demora mucho más que las inspecciones por amenazas de bombas, por lo que los colegios pueden pasar varios días sin clases o incluso buscar espacios alternativos para garantizar las clases.

Una de estas amenazas se registró en la Escuela Secundaria Nº 2 Bernardino Rivadavia, ubicada en la calle Matienzo 2484 de la localidad de Ciudad Jardín, donde hubo una comunicación telefónica el martes pasado a las 19 sobre la presencia de cianuro en los tanques de agua y los estudiantes estuvieron casi una semana sin clases.

Las autoridades educativas del colegio publicaron un comunicado en el que advirtieron que tras la llamada “personal policial dio aviso al Profesorado que funciona en nuestro edificio que habría amenaza de bomba y contaminación del agua del tanque con cianuro, por lo que se suspendieron las clases y se solicitó análisis del agua que garantizara la seguridad de alumnos, docentes y auxiliares que habitamos el espacio escuela”.

Este miércoles pasó algo similar en la Escuela Nº 12 Nuestra Señora de la Merced, ubicada en la calle Andrés Ferreyra 2679 de Caseros.
“Ponemos en conocimiento que personal policial dio aviso de amenaza y posible contaminación del agua del tanque. Se solicitó el análisis de la misma para garantizar la seguridad de alumnos, docentes y auxiliares, activándose el protocolo correspondiente”, consignaron los directivos en un comunicado.

Los estudiantes no perdieron el día ya que “se gestionó un lugar alternativo para el dictado de clases en las proximidades de la institución”, aunque voceros de la comunidad educativa manifestaron que, debido a la infraestructura del club, “se hace complicado dar clases ahí”.

Otra de las escuelas afectadas fue el Instituto Evangélico Americano, de la calle General Manuel Belgrano 4720 en Caseros. En este caso, sujetos de identidad desconocida alertaron al 911 sobre la presencia de arsénico en los tanques de agua.

Tanto el arsénico como el cianuro pueden ser potencialmente mortales si una persona los ingiere. NR


Fuente consultada: minutouno

Comentarios

Ingresa tu comentario