Buenos Aires, 20/10/2017, edición Nº 1801

Nueva exposición del surrealista Victor Chab

Con esta nueva exposición, el artista muestra la vitalidad de 60 años con una pintura tributaria del movimiento surrealista.La vitalidad de este maestro se puede ver en estos 27 acrílicos, realizados en los últimos años, hasta el 26 de abril, de 17 a 20 en The Art Gallery, Uruguay 967, con entrada libre y gratuita. (Ciudad de Buenos Aires) Hasta el 26 de abril se podrá visitar de forma gratuita...

Con esta nueva exposición, el artista muestra la vitalidad de 60 años con una pintura tributaria del movimiento surrealista.La vitalidad de este maestro se puede ver en estos 27 acrílicos, realizados en los últimos años, hasta el 26 de abril, de 17 a 20 en The Art Gallery, Uruguay 967, con entrada libre y gratuita.

51757016137f5_260x324

(Ciudad de Buenos Aires) Hasta el 26 de abril se podrá visitar de forma gratuita la exposición de Victor Chab 2010-2013, pintor argentino de impronta surrealista con larga trayectoria ,  que se realizará en en The Art Gallery, Uruguay 967.

Para los surrealistas la obra nace del automatismo puro, es decir, cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún tipo de control. Intentaron plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de una realidad más profunda, del subconsciente y del mundo de los sueños.El artista adhiere en su modo de producción con el surrealismo a través de sus premisas y no de lo que en general se propone como tal, ya que esta vertiente surgida en la Europa de posguerra, de la mano de André Breton y su manifiesto de 1924, surge como necesidad de crear un arte nuevo, que indagara en lo más profundo del ser humano, para lo cual incorporaron las incipientes teorías psicoanalíticas de Freud.

Este  método del que nunca se apartó y que trasmitió a sus alumnos en todos estos años, no tiene que ver con lo irreal o lo fantástico, como tema,  sino con la exteriorización del subconsciente, con la asociación libre, con las nuevas construcciones del lenguaje, ya sea visual o escrito, con una actitud de desparpajo y sobre todo lúdica.

Y a eso se aboca Víctor Chab desde 1952 cuando conoce a Juan Andralis, alumno del Battle Planas con quien entabla una estrecha amistad de profunda compenetración intelectual. Aprende francés para poder leer de primera mano los textos de los surrealistas que se convierten en su referente poético. Es una época de gran avidez en la que el artista toma contacto sistemáticamente con el arte universal y contemporáneo.

Desde entonces Chab nunca abandona esta forma de pintar, sino que la profundiza.
Más allá de las tendencias, su actitud rescata lo pictórico, lo sensible, donde se revela el pensamiento artístico, el proceso creativo de los pintores de raza que, créase o no, enfrentan al mundo con una configuración de pensamiento diferente.

 

|Fuente Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario