Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Nueva edición del Festival Internacional de Danza Independiente

El IV Festival Internacional de Danza Independiente se desarrollará hasta el domingo 28 en diez sedes porteñas. Se presentarán más de veinte espectáculos, muchos de ellos con entrada gratuita. (CABA) Una nueva edición del Festival Internacional de Danza Independiente que organiza Cocoa Datei, la asociación que nuclea a coreógrafos contemporáneos independientes de la Ciudad y de Buenos Aires, arranca hoy y se extenderá hasta el 28 con una vasta programación...

El IV Festival Internacional de Danza Independiente se desarrollará hasta el domingo 28 en diez sedes porteñas. Se presentarán más de veinte espectáculos, muchos de ellos con entrada gratuita.

danza_moderna

(CABA) Una nueva edición del Festival Internacional de Danza Independiente que organiza Cocoa Datei, la asociación que nuclea a coreógrafos contemporáneos independientes de la Ciudad y de Buenos Aires, arranca hoy y se extenderá hasta el 28 con una vasta programación de más de veinte espectáculos (cinco de ellos extranjeros), performances, seminarios, proyecciones de videodanza, mesas de intercambio y debate. Una amplia oferta de actividades en diez sedes porteñas y con entrada gratuita para un setenta por ciento de las propuestas. “El festival ha crecido y evolucionado. Es muy joven y, como tal, creemos que aún quedan varias cosas por reforzar. Pero hemos encontrado un camino a seguir, una vía que transitar, propia e identitaria. Nos encontramos con un festival mucho más involucrado a nivel artístico, social y político con las problemáticas en boga, con los modos de producción actuales, que nos llevan directamente a modelos de obras o de intérpretes, críticos acerca de la posición que tiene hoy la danza contemporánea en nuestra sociedad”, señala a Victoria Keriluk, una de las seis coreógrafas que integra el equipo de producción y gestión del evento.

De Brasil llega la compañía Com Tato con la obra Lembranzas recortadas pa pa pa; de Chile, Sostener lo posible, de Joel Inzunza Leal; de Colombia, Ni manzanas, ni peras, ni caimitos por la Cía. Danza Común; de España, Lowland, de Roser López y Brushed Noise, de Sebastián García Ferro. Habrá dos creaciones del interior del país: Diego y Ulises (Rosario) y Cae la noche en Okinawa (Córdoba); espectáculos de reconocidas creadoras locales, como Roxana Grinstein, Gabriela Prado, Marta Lantermo y Mabel Dai Chee Chang, y muchas propuestas performáticas. La selección se hizo a través de convocatorias abiertas, “una herramienta que brinda posibilidades a los interesados en participar y a la producción del festival”, advierte Keriluk. “Es un modo de inclusión hacia todos los agentes de la danza contemporánea, y no sólo a los conocidos o a los recomendados. Y a la producción del festival le permite la inclusión de material novedoso, de calidad artística y estética, permitiéndonos conocer nuevos artistas, nuevas obras, nuevos modos de trabajar”, comenta. Desde su primera edición en 2008, el festival apunta a la pluralidad estética, y a ofrecer un abanico que exprese los distintos lenguajes y tendencias que conviven en el campo de la danza contemporánea, desde obras más tradicionales hasta experiencias más novedosas.

En el marco del festival se desarrollará también el III Encuentro Iberoamericano con jornadas en las que los elencos expondrán sus formas de trabajo y de creación. Lo harán a través de un formato especial: la conferencia performática, que combina teoría, práctica y experiencia en vivo en un tiempo acotado. Además habrá mesas en la que se debatirán temas como “el alcance social de la danza en las diversas regiones, el rol del artista como agente político de producción de ideología y de significado”, comenta Marisa Quintela, otra de las organizadoras. “Será un encuentro para el intercambio de prácticas, saberes y conocimientos específicos de cada región. El objetivo es acercarnos, conocernos e involucrarnos con nuestros pares iberoamericanos; acercar la creación a la gestión y la gestión al ámbito creativo; generar lazos y nuevas redes de participación y gestión colectiva”, agrega. El apoyo recibido del Programa Iberescena y de Acción Cultural Española fue clave para poder realizar este encuentro y que los grupos invitados permanezcan durante todo el festival, optimizando el intercambio y el aporte a la escena local. “Los grupos del exterior y del interior del país no vienen sólo a hacer su función, sino que se quedarán unos días a convivir, participar de las actividades y funciones del festival, a trabajar en conjunto para la jornada del Encuentro”, explica Quintela. Por otro lado, el apoyo de Prodanza permite afrontar el cachet y la puesta de los espectáculos de los grupos locales.

Cocoa es una de las instituciones que apoyó fuertemente el proyecto de la Ley Nacional de Danza, que ingresó al Congreso en abril pasado. Para Quintela, la danza contemporánea atraviesa un momento clave con una complejización de su propia trama debido a los cruces de disciplinas y, a la vez, una reducción de espacios de visibilidad. “Tenemos la sensación de que estamos en un momento sumamente crítico, en un punto de quiebre –agrega Keriluk–. Las opciones son tomar las riendas de la situación y hacer posible el cambio o desmoronarse ante la crisis. Es el momento de dejar a un lado las individualidades y continuar con esta unión que comenzó a gestarse.” Desde su mirada, la danza merece un lugar dentro de la agenda cultural de la ciudad y del país, y contar con mecanismos de contención, impulso y profesionalización de la actividad. La programación completa del festival que se desarrollará en El Cultural San Martín, la Casa Nacional de la Música, el Centro Cultural Haroldo Conti, el Celcit, el Portón de Sánchez, el Instituto de Investigación del Departamento de Artes del Movimiento del IUNA, el Camarín de las Musas, Belisario Club, Teatro del Abasto, y Pan y Arte está disponible en www.cocoadatei.com.ar

Fuente: Página 12

Comentarios

Ingresa tu comentario