Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

“Nuestros camaradas del Ejército no nos discriminan por ser mujeres”

Son cuatro de las primeras once inscriptas en las últimas dos armas que les estaban vedadas: Caballería e Infantería. Dicen que no existen diferencias con el personal masculino, y convocan a mas chicas para que se animen a entrar. (Ciudad de Buenos Aires) A sus compañeras las llaman “camaradas”. Repiten la frase “piel de gallina” cada vez que hablan de la Patria, los himnos o el uniforme. No se explican por qué...

Son cuatro de las primeras once inscriptas en las últimas dos armas que les estaban vedadas: Caballería e Infantería. Dicen que no existen diferencias con el personal masculino, y convocan a mas chicas para que se animen a entrar.

(Ciudad de Buenos Aires) A sus compañeras las llaman “camaradas”. Repiten la frase “piel de gallina” cada vez que hablan de la Patria, los himnos o el uniforme. No se explican por qué el género femenino tenía restringida la entrada a algunas especializaciones del Ejército, pero están contentas por ser las primeras mujeres en inscribirse en las últimas dos armas que les estaban vedadas: Caballería e Infantería.

La posibilidad había sido planteada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a fines de 2011, cuando encabezó el egreso conjunto de oficiales en el Colegio Militar. “Tal vez tengamos, en un no demasiado largo tiempo, una general que pertenezca al arma de Caballería o a la de Infantería. Es necesario que las mujeres tengamos la más amplia participación. Sobre todo cuando la comandante en jefe de las Fuerzas Armadas es una mujer, resulta casi una paradoja que ciudadanas no pudieran ingresar a determinadas armas solamente por su condición de género”, dijo la mandataria en aquel discurso.
Tras esas declaraciones, el jefe del Estado Mayor General del Ejército, Teniente General Luis Alberto Pozzi, firmó la Resolución 1143/11, que indica que todo el personal, sin distinción de género, podrá ingresar con igualdad de oportunidades a todos los escalafones de la estructura del Ejército Argentino, incluyendo las armas de combate cercano a las que se refería la presidenta. En la Fuerza Aérea y en la Marina, las mujeres ya tenían las puertas abiertas.
Según publica hoy el diario Tiempo Argentino, a lo largo de 2012 hubo una capacitación entre los cadetes del Colegio Militar que iban a pasar a segundo año, y con ellos se hizo una “sensibilización”, para concientizar sobre la equidad de género. Se les consultó, de forma anónima, si tenían inconvenientes con esta apertura. La mayoría respondió que no y, el 13 de febrero, por primera vez, las cadetes de segundo año pudieron elegir su especialización sin restricciones: seis de ellas entraron a Caballería, y cinco a Infantería.

Comentarios

Ingresa tu comentario