#NiUnaMenos: un joven que llevó un cartel feminista tiene denuncias por violencia...

#NiUnaMenos: un joven que llevó un cartel feminista tiene denuncias por violencia de género

(CABA) En el medio de una multitud de casi cien mil personas marchando por #NiUnaMenos, un hombre cargando un cartel llamó la atención. Con el torso desnudo, denunciaba que una mujer en su misma situación no podía caminar por la calle sintiéndose segura, y que quería lo mismo para ellas.

Hasta ese momento, todo bien. Su mensaje se comenzó a viralizar. En este medio se publicó como “el cartel más ingenioso de la marcha”. Llegó incluso a portales internacionales y entonces los amigos de Francesca Palma le mostraron la foto. Así se reveló el lado B de la historia: Denuncias de maltrato y un montón de deudas impagas en los costos de mantención de su hija de once años es lo que puede encontrarse en los registros del 4to Juzgado de Familia de Santiago.

Palma es ex pareja de Felipe Garrido, el hombre del cartel. El rumor que desmenentía a Garrido comenzó a circular luego de que Francisca, quien actualmente trabaja como jefa de ventas en una viña, compartiera la foto denunciando que además de haberla maltratado, en el mismo momento en que asistía a la marcha a él le correspondería visitar a su hija, pero que un rato antes del horario acordado avisó que por motivos laborales no podría cumplir con el acuerdo de visitas. Horas después, todo el mundo veía las fotos donde Garrido pedía respeto para las mujeres.

Palma y Garrido comenzaron una relación a los 15 años, cuando eran compañeros en el colegio Nuestra Señora de Andacollo. A los 19 años ella quedó embarazada. Entonces Francesca debió hacerse cargo de los costos del embarazo junto a sus padres, ya que Garrido argumentó que no debía dejar de estudiar. La situación continuó cuando se fueron a vivir juntos, primero a la casa de los padres de Garrido y luego a un departamento. “Siempre nos cortaban la luz. La persona que nos ayudaba a cuidar a la niña atestigua todo esto. Ahí empezaron las peleas, porque yo ya estaba aburrida de mantenerlo, que no trabajara. Una vez me tiró un plato y me rompió el tendón, tengo una cicatriz en el pie. Llegamos a la Clínica y él me pidió que no le contara al doctor que me atendió para que no se fuera detenido. Me arrepiento mucho de haberle hecho caso”, relata Francesca.

La mujer cuenta que sus padres nunca estuvieron de acuerdo con la relación. Que él no trabajara y la forma en que la trataba resultaban violentos para ellos. Sin embargo, afirma que ella solo cayó en cuenta de ese círculo de violencia al momento de separarse. “Mi papá muchas veces me fue a buscar al departamento y yo estaba con la cara marcada por sus golpes”, recuerda, agregando que “si no me hubiese ido de la casa, capaz sería yo una menos”

La relación de Garrido con su hija tampoco ha estado exenta de conflictos, como consignan las causas rol número C1307-2016 y C557-2013 de los Tribunales de Familia. La pequeña habría manifestado tanto a su madre como a profesionales que su padre no cumpliría con horarios de alimentación o cuidados mínimos, llegando a la casa a las 16:00 de un domingo luego del régimen de visitas sin haber comido, o insolada tras haber permanecido horas al sol sin protección. También ha expresado no querer verlo más, por conductas que no la hacen sentir cómoda. La psiquiatra que atiende a la menor respalda eso, según consta en los documentos judiciales, pues luego de entrevistarlo consignó que la personalidad de Garrido “tiende a comportamientos violentos”. Este informe fue citado por Francesca, quien solicitó que disminuyera la frecuencia de las visitas.

Alegando que dejó su empleo para dedicarse a proyectos personales -que finalmente no funcionaron, como él mismo relató en tribunales, al pedir una rebaja de pensión- es que debe más de 3 millones de pesos. Desde enero que no paga nada, cuenta Francesca, pese a que se le dio la opción de pagarlos en cuotas. “Tampoco se ha hecho presente en las terapias de familia ordenadas por el Juzgado como forma de mediación por las visitas y pensión”, explica, aclarando que esta terapia fue ordenada tras la denuncia que él mismo interpuso en su contra, y que pese a eso no se ha hecho presente. “Te imaginas cómo me sentí cuando lo vi en todos lados, a la gente dándole pantalla a un tipo que ha hecho cuadritos mi vida y la de mi hija“, reflexiona. NT