Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Nene asesinado en Flores: cómo era la relación del acusado con la madre

La familia de la mujer sostiene que ella fue víctima de violencia de género, y que el nene se llevaba la peor parte.

(CABA) La situación de Leandro Osvaldo Sarli, el hombre detenido el domingo acusado de haber matado a golpes a Agustín, el hijo de cinco años de su pareja, es cada vez más complicada. A medida que pasan las horas se van conociendo más detalles, no sólo de lo que ocurrió el fin de semana en el departamento del barrio de Flores, sino también de la relación entre el sospechoso y la madre del niño, Bárbara González Bonorino. Los familiares de la mujer sostienen que ella fue víctima de violencia de género, mientras que algunos vecinos del edificio señalaron que se trató de una tragedia anunciada.

Durante la tarde de ayer estaba previsto que Sarli, de 33 años, fuera indagado por la jueza Silvia Ramond, del Juzgado Criminal de Instrucción 4. Pero eso se postergó debido que la abogada María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), se negó a ejercer su defensa.

Ante esta situación, la jueza resolvió que se le asigne un defensor oficial al padrastro de la víctima y lo indagará hoy a partir de las 9:30.

Por otro lado, Ramond ordenó un allanamiento en el departamento en el que ocurrió el hecho, en un edificio de Yerbal 2745 de Flores, que se concretó anoche.

El hermano de la madre de Agustín, Tomás González Bonorino, habló ayer con los medios y contó que ella y Sarli se conocieron en Villa Gesell, donde vive su familia, y que hace seis meses él la convenció de mudarse a la Ciudad de Buenos Aires, junto con el nene y su otra hija de ocho años.

“Vivía maltratada por este hombre. No teníamos mucho contacto con mi hermana porque cada vez que queríamos llamarla para tener alguna comunicación con ella o mis sobrinos él le sacaba el teléfono y decía que estaba todo bien y que en cualquier momento nos iban a venir a visitar a Gesell”, explicó el tío de la víctima.

El hombre comentó que en las últimas horas pudo hablar un poco con su sobrina y esta le dijo que su padrastro “estaba ensañado con Agustín. Le pegaba siempre que mi hermana no estaba y siempre justificaba con lo mismo, que se había caído”.

“Tiene 33 años, practicaba MMA, artes marciales combinadas. Mi sobrino tenía cinco años y no tenía forma de defenderse. Mi hermana está muy shockeada, todavía no cae. Ella no se imaginó que la persona que había elegido le podía matar un hijo”, dijo muy angustiado Tomás.

También habló el abuelo materno de Agustín, Sebastián, quien reconoció que en un principio su hija creía en la versión que había dado el sospechoso, pero que “ella cae en la cuenta de cómo murió el nene tras ver el informe de la autopsia, cuando habla del estallido del hígado a raíz de un golpe”.

“Hace un mes, Bárbara publicó una foto de Agustín con tres dientes menos y decía que se había caído y golpeado contra la bañera. Después, apareció una foto de ella con un ojo negro y lo justificó diciendo que le habían querido robar el celular”, señaló al enunciar sus sospechas de que su hija sufría violencia de género.

EL trágico final de Agustín ocurrió el domingo, cuando una ambulancia del SAME recibió un alerta procedente del edificio de la calle Yerbal.

En ese llamado, realizado alrededor de las 16:30, Sarli dijo que había encontrado a su hijastro inconsciente en su cuarto y que no respondía. El niño fue llevado de urgencia al Hospital Piñeyro, donde murió mientras era atendido por los graves traumatismos que presentaba.

El padrastro dijo que el chico se había lastimado al caerse en la bañera pero de todas formas se dio aviso a los agentes de la comisaría 38 y al juzgado de Ramond, que abrió una causa por muerte dudosa sospechada de criminalidad y ordenó detener al sospechoso, tras conocerse el informe de la autopsia.

muerte flores nene
Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario