Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Natalie Pérez, la actriz porno de “Vecinos en Guerra”

Conocela más acá

N-Perez-21

(CABA) Natalie es una chica normal. Con inseguridades, con pereza para levantarse, o contando calorías para no desbarrancar. Con una humildad poco frecuente en la farándula, considerando que su currículum ya acusa 16 años de trabajo continuado: a veces en el prime time (“Chiquititas”, “Rebelde Way”, “Consentidos”, “Graduados”, entre otras tiras exitosas) y en ocasiones encarnando roles de peso en teatro (recibió el Premio Hugo por su trabajo en “El diluvio que viene”). Después del protagónico en el musical “Camila, nuestra historia de amor”, ahora encarna a una actriz porno en la tira “Vecinos en guerra”.

-De la romántica Camila O’Gorman a actriz porno, ¿le gusta esta clase de desafíos?
Natalie Pérez: Me encanta hacer personajes diferentes, lo más lindo de actuar es jugar. Pero me sorprendió la convocatoria para este rol jugado. Y me están tocando escenas fuertes. Por ejemplo, tuve que besar al personaje de Sabrina Fogolini… Cerré los ojos e imaginé que estaba delante del chico más lindo del mundo, pero fue un gran desafío. Mi mamá casi se muere, pero prefiero hacerlo ahora que no tengo hijos.

-¿La condiciona la mirada de su familia?
Pérez: Sí, y me preocupa como será con las escenas de sexo y los desnudos el día que tenga hijos. No sé si los podría hacer. Ahora tampoco me encanta, pero si están justificadas las considero.

-Sorprendió en la última escena de “Graduados”, posando desnuda para el personaje de Gastón Soffriti. ¿Cómo lo pasó?
Pérez: ¡Cierto, me había olvidado! Fue duro. En realidad estaba tapada con una cinta scotch y una bombacha mini. Los técnicos que trabajan detrás de escena son hombres, pero los conozco hace muchos años y había confianza. Me saqué la bata y grité: “¡no digan nada!”. Fueron todos educados, aunque hubo chistes…

-Este año quedó seleccionada para la obra de Carmen Barbieri y Moria Casán, “Sor-Presas”. ¿Desertó?
Pérez: Antes de ir a la audición había quedado en “Vecinos…” Y al mismo tiempo que me anunciaron que era elegida en la obra, me dijeron que querían que estuviera en la tira hasta el final. Y con el teatro hubiera tenido que irme en noviembre a Mar del Plata y empezar a ensayar ahora, era imposible. Pero no hay mal que por bien no venga, porque me salió otra obra en Buenos Aires. No puedo contar nada, pero otra vez voy a cantar y bailar.

-¿Alguna vez pensó dedicarse de lleno a cantar?
Pérez: La comedia musical llegó a mi vida sin querer. Nunca pensé que lo podía hacer ni confié en mi voz como herramienta. Hasta que me di cuenta que si me llamaban, algo bueno debía tener, y empecé a prepararme. El chico con el que salgo también es músico, y nos gustaría hacer algo juntos. Estamos en la búsqueda del repertorio; él escribe letra y música y yo interpreto.

-Hizo mucha tevé y teatro. ¿Qué lugar hay para el cine?
Pérez: Hice cine una vez y me gustaría volver, inclusive dedicarme a eso. Pero es difícil, porque más o menos son siempre los mismos actores. Pasa lo mismo en la tele y el teatro, será cuestión de dar el primer paso. El ritmo de una tira diaria, además, es cansador: cuando sos protagonista son muchas horas de trabajo y cuando no, son muchas de espera u horarios extraños. Pero a la vez, sé que la televisión me puede dar la posibilidad de trabajar luego en cine.

-¿Es muy crítica consigo misma?
Pérez: Muchísimo, me doy con un caño. Cuando busco una mirada más neutral recurro a mamá: si quiere se pone muy objetiva y hasta dura. Preferiría no mirarme en la tele, pero aprendí que es necesario para darte cuenta qué tenés que hacer y qué evitar. Nadie te va a cuidar más que vos misma. Aunque prefiero verme estando sola, con alguien me pone incómoda.

Fuente consultada: Noticias

Comentarios

Ingresa tu comentario