Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

Narcopolicía: procesan a un sargento de la Federal por vender drogas en el Bajo Flores

La medida fue dispuesta por el juez federal Ariel Lijo. La banda que integraba el sargento se dedicaba a comercializar droga en inmuebles, pasillos y playones de estacionamiento del barrio Rivadavia I. (CABA) Tres bandas integradas por 21 miembros, uno de ellos sargento de la Policía Federal, fueron procesadas hoy por vender drogas en el Bajo Flores, donde compartían los mismos proveedores y se dividían la comercialización por franjas horarias....

La medida fue dispuesta por el juez federal Ariel Lijo. La banda que integraba el sargento se dedicaba a comercializar droga en inmuebles, pasillos y playones de estacionamiento del barrio Rivadavia I.

Gendarmeria-Nacional-secuestro-realizar-allanamientos_CLAIMA20141104_0071_27

(CABA) Tres bandas integradas por 21 miembros, uno de ellos sargento de la Policía Federal, fueron procesadas hoy por vender drogas en el Bajo Flores, donde compartían los mismos proveedores y se dividían la comercialización por franjas horarias.

La medida fue dispuesta por el juez federal Ariel Lijo, quien le impuso prisión preventiva a 14 de los imputados por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la intervención de tres o más personas”.

Según surge de la investigación que estas bandas se dedicaban a comercializar droga en inmuebles, pasillos y playones de estacionamiento del barrio Rivadavia I, ubicado frente a la villa 1-11-14, en el sur de la Capital Federal.

Los grupos fueron identificados como “los Quiros”, “los Martínez” y “los Conde”, y eran integrados por más de tres personas cada uno, “con una distribución marcada en estratos que comenzaba en sus líderes y descendía hasta sus eslabones más bajos, que podían ser los meros vendedores“, dijo el juez en su resolución.

La coordinación entre las bandas, que compartían un mismo espacio de acción, se reflejaba en la división por franjas horarias en las que se turnaban para controlar y llevar a cabo el comercio de estupefacientes“, agregó.

De acuerdo al expediente, el rédito económico se obtenía según el horario en que cada una de las bandas operaba y la división “pacífica” de las organizaciones fue posible gracias a que compartían proveedores, gente a cargo, vehículos y lugares de venta.

La causa se inició en 2001 por una denuncia anónima recibida en una sede de la Gendarmería que alertó acerca de la presencia de un “narcopolicía” en el barrio y entonces comenzaron las tareas de investigación que incluyeron seguimientos y escuchas telefónicas.

Luego, se efectuaron allanamientos y se detuvo a Luis José Martínez (56), quien se desempeñaba como sargento de la comisaría 27a. de la Policía Federal y vivía en el barrio Rivadavia I junto a sus hijos, sus nietas y su nuera.

Entre los detenidos, también hubo una jubilada, una peluquera, una cocinera de un restaurante, un remisero, una empleada doméstica, amas de casa, y dos choferes, uno del Ministerio de Justicia y otro del Ministerio de Desarrollo Social porteño.

Comentarios

Ingresa tu comentario