Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

“Muy Simple”, una fundación que lucha por la inserción laboral

La fundación busca sacar a la gente de situaciones vulnerables y ofrecerles una salida laboral para que pueden realizar sus propios proyectos de vida. (CABA) En 2011, Osvaldo Silva y sus compañeros de trabajo se reunieron con un objetivo en mente: encontrar una iniciativa solidaria donde volcar sus ganas, su tiempo y su corazón para ayudar a otros. Entre ellos encontraron un punto en común: conocían a varias personas en...

La fundación busca sacar a la gente de situaciones vulnerables y ofrecerles una salida laboral para que pueden realizar sus propios proyectos de vida.

Doncel-talleres1

(CABA) En 2011, Osvaldo Silva y sus compañeros de trabajo se reunieron con un objetivo en mente: encontrar una iniciativa solidaria donde volcar sus ganas, su tiempo y su corazón para ayudar a otros. Entre ellos encontraron un punto en común: conocían a varias personas en situación vulnerable que buscaban una salida laboral para mejorar su calidad de vida. Entonces se preguntaron: ¿Qué podemos hacer?

Entendimos que el trabajo es algo central en la vida del hombre y al mismo tiempo lo ayuda a insertarse en la sociedad. A partir de allí, se pueden lograr una serie de valores que de lo contrario se pierden. Trabajar con otros -más allá de la familia- hace que uno pueda crear lazos de solidaridad“, explica Osvaldo, y, con esta palabras, deja entrever el origen de la Fundación Muy Simple, que nació de un grupo de empleados de una empresa de seguros preocupado por los excluidos.

Se trata de un gran sueño que se fue gestando entre varias personas y hoy es una realidad“, afirma el coordinador de esta ONG que tiene como misión impulsar la capacitación técnica y profesional de personas con escasos recursos. De esta forma, promueve la inserción laboral a través de diferentes talleres que ofrece de forma gratuita y que son dictados en su mayoría por voluntarios, como peluquería, panificación, serigrafía, conservas y mermeladas, maquillaje, electricidad, auxiliar contable y secretariado jurídico, entre muchos otros. Las opciones son variadas y la idea es que cada quien pueda elegir lo que más le gusta para aprender y crecer en esa profesión.

El primer taller se enfocó en ventas, porque era lo que sabíamos hacer: vender. Partimos de una visión filosófica que consiste en no dar el pescado, sino en enseñar a pescar. Nuestro lema es: trabajamos para que otros puedan trabajar“, dice mientras orgulloso abre las puertas de la clase de peluquería, donde hay numerosas alumnas en acción: algunas haciendo la tintura y el color, otras entretenidas con un peinado, otras concentradas en un corte de pelo.

Actualmente son 180 personas las que asisten a los cursos que dicta la Fundación Muy Simple y desde su comienzo ya pasaron alrededor de 600 por este lugar. Entre ellos se esconden historias de quienes, gracias a la oportunidad brindada, lograron dar un giro en sus vidas y experimentaron cambios positivos que les permitieron salir adelante.

Una de ellas es Sandra, que fue madre soltera a los 14 años y tenía que hacer malabares para sobrevivir y sostener a su hija. Afortunadamente, en su camino se cruzó con la Fundación y recibió el apoyo para realizar un taller de pastelería. Hoy mantiene a su hija con este oficio y está estudiando. “Como también fomentamos y apoyamos microemprendimientos de la gente que pasó por nuestros cursos, tratamos de apoyarlos con aquello que necesitan para su proyecto. A Sandra la ayudamos con la compra de un horno. Gracias a esto, vende budines, panes dulces, cosas ricas y recibe un ingreso“, se alegra Osvaldo.

Otra historia es la de Jordan, un joven que sufrió el desarraigo de su tierra natal en la provincia de Misiones para encontrar un trabajo en Buenos Aires. Luego de algunos años en la ciudad, conoció a la Fundación se capacitó para cumplir su sueño: ser peluquero. Esto le permitió volver a Misiones y poner en funcionamiento una peluquería propia.

Tratamos de que descubran qué quieren hacer, conocer sus habilidades, potenciarlas y apuntalarlas. Damos el instrumento, que es la capacitación laboral y al mismo tiempo reforzamos la actitud “, asegura. Quienes quieran colaborar con elementos para el desarrollo de los cursos como instrumentos de peluquería, máquinas de coser, telas, libros jurídicos o de la contabilidad, pueden contactarse por el 011 (15-6870-5131) o info@muysimple.org . La Fundación también necesita voluntarios que se quieran sumar al dictado de cursos para una salida laboral.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario