Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Murió Coppola, el fotógrafo de la gran ciudad

Sus libros retrataron Buenos Aires y otras grandes ciudades del mundo. Tenía 105 años. Es un ícono de la fotografía argentina. fotos_de_buenos_aires-1 fotos_de_buenos_aires Horacio_Coppola_-_Buenos_Aires_1936_-_Plaza_Constituci%C3%B3n hcoppola parabuenosaires.com (Ciudad de Buenos Aires) Horacio Coppola fue uno de los auténticos genios del arte argentino en el siglo XX. Entre otros fotógrafos, abrió las puertas del arte vanguardista en los años 30 para la experimentación visual. Junto al peruano Martín Chambí y el mexicano...

Sus libros retrataron Buenos Aires y otras grandes ciudades del mundo. Tenía 105 años. Es un ícono de la fotografía argentina.

(Ciudad de Buenos Aires) Horacio Coppola fue uno de los auténticos genios del arte argentino en el siglo XX. Entre otros fotógrafos, abrió las puertas del arte vanguardista en los años 30 para la experimentación visual. Junto al peruano Martín Chambí y el mexicano Manuel Álvarez Bravo, integró el dorado terceto latinoamericano. Sin embargo, recién alcanzó la consagración nacional con más de 90 años.

Nacido en una familia de inmigrantes ilustrados y políglotas, creció en un caserón de avenida Corrientes 3060, donde tuvo un primer indicio vocacional en 1927 cuando registró con su cámara el último cajón abierto de su escritorio. Dos años más tarde, fundó el primer Cineclub porteño, en la asociación Amigos del Arte y en 1930 dos fotos suyas fueron incluidas en la primera edición de Evaristo Carriego, de Jorge L. Borges, con quien recorrió las calles de Buenos Aires y fue su amigo.

En su breve ensayo para la antología Imagema, Coppola se definió como un autodidacta. Fue a fines de 1930 cuando se embarcó para Europa, donde compró su Leica, que dio flexibilidad técnica y movilidad a los fotógrafos de su tiempo. La estrenó en la travesía de vuelta, en Brasil. Y fue más tarde cuando se adentró en Buenos Aires, ciudad que fotografió de noche y de día, en paseos con Jorge Romero Brest, Leopoldo Marechal y Borges.

Ya en 1932, en un segundo viaje a la Europa de entreguerras, conoció a figuras como Walter Peterhans, con quien tomó un curso de fotografía, en la Escuela de Bauhaus -luego cerrada por Hitler-, donde conoció a la fotógrafa alemana Grete Stern y, a través de ella, a Hans Eisler, Karl Korsch y Bertolt Brecht. En ese tiempo disparó cientos de fotos que no fueron vistas hasta 2009: Londres, Budapest, Berlín, donde capturó los climas, ambientes y personajes de la Europa de ese tiempo. Se casó con Grete en Londres y a su regreso hicieron una muestra juntos y abrieron un estudio fotográfico. Sin embargo, su matrimonio fue tormentoso y Coppola se casó con Raquel Palomeque en 1959, quien lo acompañó hasta 2004.

Coppola nunca fue un arcaísta sino un innovador: su obra comprende una reflexión artística sobre la tecnología que la hace posible. Sus fotografías examinan la metrópolis y su arquitectura con ángulos inadvertidos y fugas de vértigo. Reconstruyó Buenos Aires como una geometría de formas y materiales, una trama de perspectivas -diagonales, tránsito, toldos, triángulos de cielo- con agregados de piernas, maniquíes y personajes dormidos; y también registró el obelisco -en fotos y un cortometraje: El Obelisco (1936)-. Su obra es un documento de los indicios de la nueva cultura de masas. El punto decisivo de su carrera fue el encargo de la municipalidad porteña para el libro Buenos Aires 1936: visión fotográfica, junto al arquitecto Alberto Prebisch y el poeta Ignacio Anzoátegui. En 2010, sin ser arquitecto, fue nombrado socio honorario de la Sociedad Central de Arquitectos de Argentina (SCA).

Entre sus exposiciones más destacadas, cabe mencionar Cuarenta años de fotografía (Museo Nacional de Bellas Artes, 1969); Mi fotografía (Fundación San Telmo, 1984); Antología fotográfica 1927-1992 (Museo Nacional de Bellas Artes, 1992) y El Buenos Aires de Horacio Coppola (Instituto Valenciano de Arte Moderno, Centro Julio González, Valencia, 1996-97). En 2005 la Galería Jorge Mara-La Ruche exhibió las fotografías de los años treinta en la feria de arte española ARCO y también en ArteBA. En reconocimiento a su trayectoria, Coppola recibió el Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes (1985) y fue declarado “Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires” en 2003. Su última retrospectiva fue Horacio Coppola. 100 años, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, en 2011.

Pasó sus últimos días de una vida inquieta y fecunda escuchando música, sólo Mozart y Beethoven. El 31 de julio iba a cumplir 106 años.

Etiquetas: Horacio Coppola, fotografías de la ciudad de buenos aires, ciudad de buenos aires, gran ciudad.

Comentarios

Ingresa tu comentario