Un mural itinerante recorrerá los barrios porteños

Desde Estados Unidos Kelsey Montague realizó un mural itinerante que recorrerá la Ciudad

(CABA) Hace dos años, Kelsey Montague tomó un fibrón blanco y en una pared negra de una calle cualquiera en Nueva York empezó a dibujar. Trazó edificios, hojas y flores selváticas, círculos y rayas, que en conjunto formaron dos alas. Abajo de la obra dejó su firma y una pregunta: “¿Qué te eleva?”.

En poco tiempo el mural se volvió viral. Desconocidos y famosos -como la cantante Taylor Swift y la actriz Vanessa Hudgens-; solos o acompañados; con los brazos abiertos o cerrados; mirando a cámara o con la cabeza hacia un costado; no pudieron resistir la tentación de pararse frente al dibujo, fotografiarse y subir la imagen a las redes sociales. El éxito de esa obra inicial la sacó de su casa en Denver,Colorado, y la llevó por distintas ciudades del mundo, incluida Buenos Aires.

Kelsey-Montague-Cementerio-Recoleta-kelseymontagueart_CLAIMA20160627_0208_17

La semana pasada Montague dejó su marca en un mural en avenida Figueroa Alcorta al 2200. Sobre tablones negros de madera dibujó las a las de un condor patagónico, una especie que conoció recién cuando una bodega local la contrató para una campaña publicitaria y le pidió esa estampa. “Mi madre es pintora y le fascina dibujar aves. Recurrí a ella e investigué en libros y en Internet para recrearlo”, dijo. “La forma -siguió- en las puntas es muy hermosa. Amo aprender sobre alas y plumas”.

Montague tiene 30 años y a los cinco empezó a expresarse a través de lápices y en papeles. En su estadía en Buenos Aires visitó el Cementerio de Recoleta, el barrio de La Boca y contempló la ciudad desde una terraza de una casa porteña. A cada espacio fue con un cuaderno de hojas blancas. A mano alzada y con fibrones negros, captó la esencia de Caminito, donde retrató a dos bailarines, y del cementerio, donde recreó con trazos los pasillos, las bóvedas y sus cúpulas.

bailarines-Boca-Kelsey-Montague-kelseymontagueart_CLAIMA20160627_0209_17

Para la pintura de Figueroa Alcorta, además de los contenidos que había incorporado durante la investigación, se inspiró en la ceremonia del vino. Adentro de las alas del cóndor dibujó racimos de uvas, copas y botellas, entre otros elementos. La obra quedará emplaza frente a la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires hasta el 17 de julio. Al ser desmontable, a partir de agosto, recorrerá distintos restaurantes de Buenos Aires, en una iniciativa de Altos del Plata, la línea joven de Terrazas de los Andes. NT