Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Mujeres al volante y un interesante blog para ver

La fotógrafa Ceci Estalles presentó sus retratos: chicas que viajan en el asiento del conductor.  Conocé este blog.   (Ciudad de Buenos Aires) El cartel, escrito a mano y pegado en la ventanilla, decía: “Si estacionás como hacés el amor, debés ser un flor de cornudo”. El recuerdo hace reír a Ceci Estalles: “Me había olvidado que si dejaba el auto a 45°, no pasaba nadie. Y al otro día...

La fotógrafa Ceci Estalles presentó sus retratos: chicas que viajan en el asiento del conductor.  Conocé este blog.

 

(Ciudad de Buenos Aires) El cartel, escrito a mano y pegado en la ventanilla, decía: “Si estacionás como hacés el amor, debés ser un flor de cornudo”. El recuerdo hace reír a Ceci Estalles: “Me había olvidado que si dejaba el auto a 45°, no pasaba nadie. Y al otro día encontré ese mensaje. Lo gracioso es que daban por seguro que era de un hombre”. Ya le había pasado a esta fotógrafa: al volante de su impetuosa coupé Chevy, “los chicos me miraban. Les parecía raro ver a una mujer manejando un auto tan grande. A mí me parecía raro, que en el 2011 siguieran asombrándose”. Ahí se encendió la señal (de largada) para Mujeres al volante , serie de (hasta ahora) 11 retratos, con los que Estalles fotografió la relación particular entre conductoras & vehículos. “Empecé con María, una corredora de Bahía Blanca, buscando pilotas profesionales. Y después me di cuenta, manejando, de que había otras minas con autos tan particulares como el mío. Ahí empecé a priorizar que hubiese una afinidad, un vínculo”.

Así, le empezaron a dar pistas para encontrar a las fierreras. Y conoció a Silvia (“una taxista que me pareció muy divertida”), a Mari, chofer de la línea 141 que le confesó “Yo prefiero estar en la calle, en el colectivo, que encerrada en una oficina. Para mí eso sería la muerte“.

Retratos directos, sin pose, como reflexiona María Gold en el ceciestalles.blogspot.com.ar: ”Estas mujeres dirigen sus vidas, las manejan. El vehículo se convierte en la metáfora de la libertad, manejan su presente y crean su destino. Estas mujeres disfrutan del viaje”. Las fotos estarán estacionadas 15 días en el CC Tierra Violeta (Tacuarí 538, San Telmo). Claro, no faltará la Chevy, que Ceci aprendió a reparar, porque los mecánicos, respetuosos, le enseñaban un par de trucos y a veces gratis. “Lo único que no había forma de levantarla para cambiarle las ruedas, pero le conocía las mañas. Ahora me pasé a Peugeot… Pero la Chevy la tuve cuatro años, de viajes largos, de muchas historias”.

Comentarios

Ingresa tu comentario