Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

Moyano suma a Buzzi, Micheli y Sobrero para el 20-N; Barrionuevo se anota pero hará escala en el 8-N

El anuncio de un paro nacional para el 20 de noviembre es inminente, luego de que este martes el ministerio de Trabajo desconociera a la CGT liderada por el camionero. En tanto, el gastronómico Luis Barrionuevo anunció que sumará su tropa al cacerolazo del 8N. (Ciudad de Buenos Aires) La decisión está tomada: habrá paro. Y a pesar de los cortocircuitos y de los reparos internos que provoca, la CTA...

El anuncio de un paro nacional para el 20 de noviembre es inminente, luego de que este martes el ministerio de Trabajo desconociera a la CGT liderada por el camionero. En tanto, el gastronómico Luis Barrionuevo anunció que sumará su tropa al cacerolazo del 8N.

(Ciudad de Buenos Aires) La decisión está tomada: habrá paro. Y a pesar de los cortocircuitos y de los reparos internos que provoca, la CTA de Pablo Micheli se sumará a la huelga.

Moyano mantendrá próximamente una serie de encuentros para definir detalles sobre la jornada de lucha. Una de las reuniones será con Rubén “Pollo” Sobrero, opositor a José Pedraza en la Unión Ferroviaria. El acuerdo entre ellos está cantado: paralizarán los servicios de la ínea Sarmiento el día de la protesta.

Moyano apelará a la retórica para intentar sumar nuevos aliados al paro. “Unidos en la acción” será el eslogan que comenzará a circular hoy desde la CGT con sede en Azopardo. Así, el camionero pretende lograr la participación de sindicatos que no comulgan con su liderazgo.

Según contaron dos jerárquicos de la CGT moyanista, ya se abrió un canal de diálogo con dirigentes cercanos a Luis Barrionuevo. Además, no descarta conversar con la central que encabeza Antonio Caló, que está alineada con la Casa Rosada. Gerardo Martínez y Alberto Roberti podrían ser los interlocutores de este sector.

La cúpula directiva de la CGT moyanista se reunirá esta tarde. Se decidirá apostar a todo o nada al paro. Por eso, se evalúa cancelar el acto que se estaba preparando para el 17 de noviembre por el “día de la lealtad peronista”.

La fecha de la huelga se resolverá entre Moyano y Micheli. “Será en la segunda quincena, tal vez el 20. Pero nadie dirá nada hasta que no pase el cacerolazo del 8”, comentó un gremialista que integra el comité organizador de la protesta.

“No se va a mover una sola pluma en el país”, desafió Micheli, hace 20 días, cuando mencionó por primera vez la posibilidad de activar un paro junto con la CGT de Moyano.

Hasta el momento, la convocatoria a la huelga tiene garantizada la participación de los estatales de ATE, que impacta directamente en 700 municipios y en hospitales públicos; de todas las ramas de los camioneros que responden a Moyano; de un puñado de gremios portuarios, y de los ferroviarios del Sarmiento.

Además, asistirán a la movilización a la Plaza de Mayo, la Federación Agraria de Eduardo Buzzi, la Corriente Clasista Combativa (CCC), la agrupación Barrios de Pie y la Federación Universitaria de Buenos Aires.

El papel de Barrionuevo

“Vamos a acompañar masivamente con nuestra gente, fundamentalmente en el Obelisco contra la forma de conducir que tiene Cristina”, enfatizó.

Además, el gastronómico se comprometió a participar del paro nacional con movilización a la Plaza de Mayo, que llevarán adelante Hugo Moyano y Pablo Micheli el 20 de noviembre.

Comentarios

Ingresa tu comentario