Monumentos olvidados en la Ciudad

Monumentos olvidados en la Ciudad

(CABA) Esta nota iba a empezar diciendo que semejante pieza, es decir, el grupo de esculturas Monumento a España de la Costanera Sur, no lo apabullara, lector.

Que en el pedestal del centro de ese escenario de granito rojo sobre el que el argentino Arturo Dresco (1875-1961) dispuso 29 figuras de bronce había que buscar una de las representaciones de Colón “olvidadas” en Capital.

Representaciones “Olvidadas”, en medio de las polémicas por el desmantelamiento de la gran obra que estaba detrás de la Casa Rosada, esa pieza más que centenaria que la ex presidente Cristina Fernández mandó a mudar para emplazar una de Juana Azurduy, y que hace dos años espera que vuelvan a ponerla de pie.

Pero no pudo ser.

El Colón de Dresco desapareció junto con la imagen de la reina Isabel, frente a la cual estaba arrodillado, en España al 2200. “Lo vandalizaron y debió ser trasladado a los talleres de Monumentos y Obras de Arte (MOA) para restaurarlo”, informaron fuentes oficiales de Ciudad y de Nación.

No fue la primera vez. Ya en 2014 este diario publicó notas sobre el tema.

 

Pero aparte de esa obra imponente y de la magnífica de la discordia –que el florentino Arnaldo Zocchi creó para que la comunidad italiana donara a Buenos Aires para el primer Centenario de la Revolución de Mayo, la de 26 metros, más de 623 mil kilos, que ahora espera y espera desmantelada en Aeroparque–, hay al menos otras cuatro. Variadas.

La figura de Colón ayuda a trazar lazos entre las dos grandes comunidades de inmigrantes más importantes de fines del sglo XIX y comienzos del XX: la española y la italiana”, dice el historiador Lazzari.

Aunque para algunos investigadores el primer monumento a Colón fue privado –del genovés Agustín Pedemonte, quien lo mandó a hacer para el jardín de su quinta en la actual localidad de Bernal en 1898, donde estuvo hasta que lo pusieron en un espacio público en los ‘20–, en Liniers hay, por ejemplo, una obra fantástica, literalmente alada, de María Josefa Aguirre de Vasilicós que, según otros expertos, sería de la misma época y habría sido diseñada para decorar el Teatro Colón.

Joyita.  La esculpió María J. Aguirre de Vasilicós y está en la plaza Irigoyen, de Liniers./ Juano Tesone

Joyita. La esculpió María J. Aguirre de Vasilicós y está en la plaza Irigoyen, de Liniers./ Juano Tesone

Además, existen otras en el techo de una Basílica de Monserrat, sobre el portal de otra iglesia en Caballito y en 9 de Julio y Santa Fe. Deténgase un día en medio del vértigo y vea sus rasgos abstractos y embravecidos a la vez.

“Existen dos factores clave que explican estos homenajes a Colón en la Ciudad”, explica el historiador Eduardo Lazzari mientras apunta en un mapa virtual algunas ubicaciones.

“El restablecimiento de las relaciones ‘amables’ con España a comienzos del siglo XX, tras las guerras de la independencia y posteriores”, precisa Lazzari. De ahí que España regalara el Monumento a los Españoles(Libertador y Sarmiento) para el Centenario de la Revolución de Mayo y Argentina encargara la obra a Dresco para agradecerlo.

El restablecimiento de las relaciones ‘amables’ con España a comienzos del siglo XX, fue clave para que surgieran este tipo de representaciones”, indica Lazzari.

“Y el hecho -agrega Lazzari- de que Colón ayuda a trazar lazos entre las dos grandes comunidades de inmigrantes más importantes de aquellos años: la española y la italiana”.

Así lo muestran todas las piezas de esta nota. Vea.

Las obras:

1) Zoom. En el techo de la Basílica de San Francisco (Alsina 380), el austríaco Antonio Voegele esculpió en 1910 al Dante, autor de laDivina Comedia con un libro; al gran pintor Giotto, con una paleta, y Colón, arrodillado, con una bandera. “Laicos de la tercera orden franciscana”, dice el historiador Eduardo Lazzari. En 2007, cuando restauraban la cabeza del Dante encontraron una “cápsula del tiempo” adentro: una caja con diarios, monedas y una carta en la que Voegele contó quiénes trabajaron, el costo ($ 1.500 cada estatua) y la encomendó a dios y al santo.

Cumbre. En el techo de la Basílica de Dan Francisco, en Alsina y Defensa, están en santo, Dante, el pintor Giotto y Colón, arrodillado. / Juano Tesone

Cumbre. En el techo de la Basílica de Dan Francisco, en Alsina y Defensa, están en santo, Dante, el pintor Giotto y Colón, arrodillado. / Juano Tesone

Laicos en capilla. El grupo de obras que muestra a San Francisco, en la Basílica que lleva su nombre, rodeado de Dante Alighieri (izquierda), el pintor Giotto (derecha) y Colón. Está en Alsina y Defensa. / Juano Tesone

Laicos en capilla. El grupo de obras que muestra a San Francisco, en la Basílica que lleva su nombre, rodeado de Dante Alighieri (izquierda), el pintor Giotto (derecha) y Colón. Está en Alsina y Defensa. / Juano Tesone

2) Vandalismo. En este hueco estaba la figura de Colón arrodillado ante la reina Isabel de Castilla. Pero ésas y otras de las 29 piezas de A España (España 2200, Costanera Sur), obra del argentino Arturo Dresco inaugurada en 1936, fueron vandalizadas. Faltaban brazos, piernas, espadas. En la Comisión Nacional de Monumentos indicaron que ya están en el taller de Monumentos y Obras de Arte (MOA) porteño en reparación. “La zona donde se ubica, al ser poco frecuentada, vuelve vulnerable a esta obra magnífica”, agregaron.

Sin Colón. La escultura que lo representa en la mega obra de Drusco y la que muestra a la reina Isabel de Castilla fueron vandalizadas y tuvieron que ser llevadas a restaurar. / Juano Tesone

Sin Colón. La escultura que lo representa en la mega obra de Drusco y la que muestra a la reina Isabel de Castilla fueron vandalizadas y tuvieron que ser llevadas a restaurar. / Juano Tesone

3) ¿Colón para el Colón? La vista, el horizonte y la victoria, alada, que muestra un rumbo, el rumbo. El genio de Colón señalando su ruta en el océano fue hecha por la argentina María J. Aguirre de Vasilicós a fin del XIX. Según Nicolás Gutiérrez, autor de Mármol y Bronce. Esculturas de la Ciudad (Olmos, 2015), la pensó para el Teatro Colón. Pero la obra tuvo otro destino. “En 1921 la pusieron en Plaza Irigoyen, Liniers”, indicó Nélida Pareja, presidente de la Junta Histórica de Buenos Aires y de la de ese barrio.

Vista general. De la obra de la escultora  María J. Aguirre de Vasilicós, que está en Liniers. / Juano Tesone

Vista general. De la obra de la escultora María J. Aguirre de Vasilicós, que está en Liniers. / Juano Tesone

4) Otra mirada del este. Lo donaron de Italia y mira al este, como el gran monumento desarmado y mudado. Colón en las Américas fue hecho por el italiano Ugo Attardi en el ‘92. Esta figura de Colón lleva la cruz como una espada. Parece una fiera en la tempestad. ¿Heroico? ¿Enloquecido? Una curva atraviesa la obra y en cada punta tiene una máscara: son símbolos de América y Europa. “Homenajea la epopeya de un visionario y el escarnio por siglos de ultraje a los pueblos originarios”, dijo su autor. En la plazoleta de 9 de Julio y Santa Fe.

Panorámica. De la obra, de líneas netas y rasgos furiosos, que está en 9 de Julio a la altura de Santa Fe. / Juano Tesone

Panorámica. De la obra, de líneas netas y rasgos furiosos, que está en 9 de Julio a la altura de Santa Fe. / Juano Tesone

La cruz como espada. En la representación de Colón que hizo Attardi en 1992. / Juano Tesone

La cruz como espada. En la representación de Colón que hizo Attardi en 1992. / Juano Tesone

Detalle. Una de las máscaras que está en el arco de la escultura de 9 de Julio y Santa Fe. / Juano Tesone

Detalle. Una de las máscaras que está en el arco de la escultura de 9 de Julio y Santa Fe. / Juano Tesone

5) Zoom II. Esta obra está en el portal de la Basílica de estilo neogótico Nuestra Señora de los Buenos Aires (Gaona y Espinosa, Caballito), construida en 1911-32 y restaurada en los ‘90. La rodean las imágenes de Pedro de Mendoza, Solís y Garay. Un joyita escondida en ese templo, neogótico, contruido entra las décadas de 1910 y 1930.

Nuestra Señora de los Buenos Aires. En Gaona y Espinoza, Caballito, "esconde" una figura de Colón. / Alfredo Martinez
Arriba izquierda. Ahí hay que hacer zoom para ver a Colón en el templo de Caballito. Lo rodean Solís, Garay y Mendoza. / Alfredo Martínez

S.C.