Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Moda: las grandes marcas ya no eligen a Buenos Aires

Varias firmas ya cerraron sus locales. Y las que aun no tienen presencia regional prefieren desembarcar en ciudades vecinas como Santiago de Chile y Montevideo. Buenos Aires ya no es vista como la capital de la moda. (Ciudad de Buenos Aires) Los gigantes globales en el negocio de la indumentaria están mirando cada vez más a América Latina para expandir sus mercados, pero no tienen en su agenda a la Argentina....

Varias firmas ya cerraron sus locales. Y las que aun no tienen presencia regional prefieren desembarcar en ciudades vecinas como Santiago de Chile y Montevideo. Buenos Aires ya no es vista como la capital de la moda.

gap-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) Los gigantes globales en el negocio de la indumentaria están mirando cada vez más a América Latina para expandir sus mercados, pero no tienen en su agenda a la Argentina. Ayer, por ejemplo, se anunció que la estadounidense Gap, una de las líderes globales del sector con más de 3200 locales en todo el mundo, llegará a Uruguay. La compañía invertirá u$s 15 millones en los próximos tres años para la apertura de sus puntos de venta. El primero, según informó el diario uruguayo El País, comenzará a funcionar a fin de año en el shopping Punta Carretas, en un megalocal de 700 metros cuadrados. Luego, prevé inauguraciones en cinco free shops (Chuy, Río Branco, Aceguá, Bella Unión y Rivera) y dos shoppings.

Uruguay se convertirá en el segundo país de Sudamérica, después de Chile, que contará con una franquicia de la popular marca, muy elegida por los turistas argentinos que viajan a los Estados Unidos por sus precios. Llegará de la mano del fondo de inversión JH Partners (de San Francisco, California), que el año pasado adquirió la cadena de free shops de frontera Neutral. “Neutral es la compañía madre de GAP en Uruguay”, indicó al diario El País, Enrique Urioste, que se convertirá en el CEO de Gap en Uruguay. Según el directivo, Uruguay fue priorizado antes que la Argentina y Paraguay pese a que se trata de un mercado más chico, porque permite ?testear el potencial de la marca?, pero también mencionó las dificultades en la Argentina para la importación.

La compañía, que ya opera en Chile y Panamá, también anunció, a principios de este años, que tiene planes de expansión en Colombia y Perú.

Pero el caso de Gap no es el único: la semana pasada la sueca H&M, otro gigante con más de 2600 locales en 44 países, anunció que incursionará por primera vez en el mercado latinoamericano con un local en Santiago de Chile. La apertura, que será en el centro comercial Costanera Center, está prevista para la primera mitad del año 2013. La marca también prevé inauguraciones en México.

?Las marcas internacionales que quieren venir a la Argentina trayendo sus productos desde afuera están muy complicadas por las trabas a las importaciones y se desaniman. Fue lo que pasó, por ejemplo, el año pasado con la brasileña Hering a la que se le cerraron las puertas”, destacó Marcelo Schijman, director de la consultora de franquicias Franchising Company.

Según Schijman, Buenos Aires dejó de ser la ciudad ícono de la moda en América latina, que las grandes marcas elegían para hacer pie en la región con un flag store como consecuencia de las políticas proteccionistas del gobierno. “Es distinto el caso de las que vienen con licencias de fabricación. Es el caso de Christian Lacroix, Quicksilver o Cerruti que fabrican en el país. Nosotros estamos ofreciendo la masterlicencia de Hang Ten, hoy en manos de un grupo brasileño, que está disponible para la Argentina. Pero las que quieren venir directamente con el producto importado o no son competitivas o no entran”, agregó el directivo. (Ximena Casas, El Cronista)

Comentarios

Ingresa tu comentario