Buenos Aires, 19/12/2017, edición Nº 1861

Mitos y verdades sobre mezclar alcohol con medicamentos

Enterate más acá

¿Es cierto que hay que abstenerse de tomar alcohol cuando uno está en tratamiento con antibióticos? Hay gente que asume que el alcohol impide que los antibióticos funcionen apropiadamente o piensan que causan efectos secundarios.

medicamentos

(CABA) Cuando los empleados de una clínica genitourinaria londinense encuestaron a más de 300 pacientes, encontraron que el 81% creían que consumir alcohol anulaba los efectos de los medicamentos y 71% que causa efectos secundarios.
En el caso de la mayoría de los antibióticos, ninguna de esas suposiciones es cierta. Los doctores temen que debido esas creencias erróneas, los enfermos dejen de tomarse el medicamento si se beben una copa de vino. Cualquier cosa que haga que la gente se salte las dosis agrava el problema de la resistencia a los antibióticos.

De hecho, el alcohol no afecta a la mayoría de los antibióticos que son prescritos con más frecuencia. Hay algunas excepciones: cefalosporina cefotetan y cefalosporina ceftriaxona hacen que el cuerpo procese el alcohol más lentamente, lo que aumenta los niveles de una sustancia llamada acetaldehído. Eso puede provocar varios síntomas desagradables como nausea, vómito, enrojecimiento facial, dolor de cabeza, dificultad para respirar y dolores en el pecho.

La droga llamada disulfiram, que a veces se usa como tratamiento contra la dependencia del alcohol, causa síntomas similares. La idea es que apenas el paciente se toma un trago, experimente sensaciones desagradables, lo que lo disuadirá de seguir tomando. Los síntomas son muy molestos así que es importante abstenerse de tomar alcohol mientras se toman estos antibióticos en particular y durante unos días después de terminar de hacerlo.

Otro tipo de antibiótico que viene con una advertencia específica de no mezclarlo con alcohol es metronidazol. Se usa para tratar infecciones dentales, úlceras infectadas en las piernas y rozaduras por presión. Y se piensa que provoca la misma lista de síntomas que las de las cefalosporinas.

El vínculo ha sido disputado desde que una revisión de estudios hecha en 2003 no encontró evidencia para respaldarlo.
Luego hubo otra investigación modesta, en la que le dieron metronidazol a un grupo de hombres finlandeses durante cinco días y estos no experimentaron efectos secundarios tras consumir alcohol. Los autores conceden que eso no descarta la posibilidad de que algunos individuos puedan ser afectados, y el consejo que sigue vigente es de evitar las bebidas alcohólicas mientras se está tomando metronidazol.

Hay otros pocos antibióticos para los que hay buenas razones para abstenerse de tomar trago -incluyendo tinidazol, linezolida y eritromicina- pero esas interacciones son tan bien conocidas que los doctores advierten específicamente a los pacientes.

Fuente consultada: BBC

Comentarios

Ingresa tu comentario