En Miramar liberaron a un abusador y la víctima envió una carta de descargo al juez

En Miramar, un magistrado liberó a su abusador y ella se descargó con un carta dramática

(PBA) Para Juana no hay diferencia alguna entre un hombre y el otro. Entre el hombre que cuando ella tenía 17 años, amenazándola con un cuchillo en la garganta la sometió durante seis horas a los peores vejámenes, y el hombre que poco más de una década después –el juez– sacó de la cárcel al abusador. Para ella, su violador y el juez son lo mismo: “El también me arruinó la vida, uno es tan violador como el otro”, dijo la joven.

Rubén Galera fue detenido sospechado de haber violado a una chica de 22 años, Josefina, a comienzos de mayo tras sorprenderla en una parada de colectivos en la ruta 11. Se trata del mismo que hace trece años violó a Juana y estaba en libertad condicional. Se la concedió el juez Juan Galarreta cuando había cumplido 12 de los 16 años y 6 meses de prisión de su condena, por buena conducta. Pero esta última condición es dudosa: en julio de 2014, preso en Batán, Galera intentó abusar de una radióloga. Esa causa irá a juicio oral en febrero próximo.

Juana, hoy de 30 años, estalló en noviembre del año pasado cuando supo que su violador saldría en libertad, y lo fue a ver al juez. Fue con María, la radióloga de la cárcel. “El siempre con una mirada cínica, le dije que estaba soltando a una fiera y me dijo que no, le pregunté dónde estaba la buena conducta si este sujeto no se puede contener ni dentro del penal y me dijo que era inocente hasta que se demostrara lo contrario”, contó. “Meses de lucha para que esto vuelva a pasar, ahora Galera es culpable, pagará, pero Galarreta lo es igual, él sabía que lo estaba dejando afuera y no le importó, lo soltó cerca de mi casa”.

Con la polémica que se desató tras la detención de Galera y sus antecedentes, se conoció una carta impactante que Juana había dirigido al juez: “Señor juez Galarreta me dirijo a usted con respeto porque soy educada, pero no porque le tenga respeto… yo fui violada y torturada 6 horas dentro del vivero de Miramar por el condenado Rubén César Galera al cual usted le dio la libertad sabiendo aún que intentó abusar sexualmente dentro del penal de Batán a la srta María… seguramente para darle la libertad y ponerme a mi en peligro largándomelo a cuadras de mi casa. No debe haber leído ni un poquito de lo que esta bestia hizo conmigo: me torturó, me violó muchas veces, me lastimó, me cortó, me psicopatió, me recontra cagó a palos y me dejó tirada en un arroyo y lo resumo porque me hizo millones de cosas más”.

“Juana, María y Josefina –dice ahora la joven–. Ya somos tres, tres por el mismo hombre, dos gracias al juez”. NT