Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Microcentro: endurecen los controles para las motos

El Gobierno porteño habilitar desde este hoy nuevos espacios para estacionar motos en el centro porteño, al tiempo que iniciará una campaña para se respeten los sitios prohibidos. En enero comenzarán las multas y acarreos para quienes obstruyan rampas para discapcitados o paradas de colectivo, entre otros sitios prohíbidos para estacionar. (Ciudad de Buebos Aires) A partir de hoy, las motos que circulen por el centro deberán estacionar en zonas...

El Gobierno porteño habilitar desde este hoy nuevos espacios para estacionar motos en el centro porteño, al tiempo que iniciará una campaña para se respeten los sitios prohibidos. En enero comenzarán las multas y acarreos para quienes obstruyan rampas para discapcitados o paradas de colectivo, entre otros sitios prohíbidos para estacionar.

(Ciudad de Buebos Aires) A partir de hoy, las motos que circulen por el centro deberán estacionar en zonas especialmente señalizadas, que estarán tanto en las veredas como pintadas en la calle. Las que no cumplan recibirán multas de $ 322 y además podrán ser acarreadas, aunque las sanciones comenzarán a aplicarse recién el año que viene.

Así lo confirmó la Subsecretaría de Tránsito y Transporte de la Ciudad. Desde hoy y hasta fin de año, personal del Gobierno porteño recorrerá el centro repartiendo folletos informativos y colocando volantes en aquellas motos que estén estacionadas fuera de las nuevas zonas. También enviarán mensajes de texto.

En una segunda etapa, a partir de enero, comenzarán las sanciones.

Las motos estacionadas en sendas peatonales, rampas para discapacitados, paradas de colectivos, veredas y espacios exclusivos para camiones de caudales serán acarreadas y multadas. En cambio, aquellas motos que estén mal estacionadas pero sin obstruir esos lugares sólo recibirán una sanción económica.

Las zonas para estacionamiento estarán en el sector entre Avenida de Mayo, Leandro N. Alem, Córdoba y Carlos Pellegrini (ver mapa) . Algunas estarán sobre las veredas, con postes y carteles indicadores. Otras serán cajones pintados en la calzada, similares a los de carga y descarga de mercaderías, aunque en este caso tendrán el cordón de color anaranjado y una moto dibujada en el asfalto.

Es que el desorden de las motos en el microcentro ya se tornó una complicación. Según la Ciudad, circulan alrededor de 100.000 motos cada día , y un 45% de los conductores viene del conurbano bonaerense. Las ventas de unidades crecieron ostensiblemente en los últimos años, con porcentajes hasta superiores a los de los autos: el año pasado, por ejemplo, se vendieron 723.000 unidades, un 28% más que en 2010.

Se trata de una tendencia que se repite en las grandes ciudades de todo el mundo: en San Pablo, por ejemplo, se duplicó el parque automotor de motos entre 2005 y 2009, y en París creció un 27% entre 2000 y 2007.

Por eso, en los últimos años el Gobierno porteño tuvo que tomar medidas para controlar este crecimiento, por un lado para ordenar el tránsito y también porque un 25% de las víctimas fatales en accidentes de tránsito son motociclistas .

Por un lado, en la Ciudad aseguran que se intensificaron los controles por el uso del casco, con dos turnos cada día, y que además revisan que la moto tenga la patente al día y que el conductor tenga la cédula verde o la azul. La falta de documentación en regla es un problema bastante común entre los motociclistas, de hecho en la playa de secuestro que el Gobierno tiene en Barracas hay unas 300 motos, de las cuales un 30% está allí desde 2009, y que no son retiradas justamente porque los dueños no tienen los papeles. Por eso, la Ciudad modificó una normativa para que aquellos vehículos que no son retirados en 90 días puedan ser enviados a compactación.

El Gobierno también modificó el examen para otorgar la licencia de conductor de motos, con algunos requisitos más estrictos que antes, y además, a través de la Dirección de Seguridad Vial, lleva entregados más de 5.000 chalecos reflectantes para los motociclistas que hacen delivery de noche. Más de 100 empresas firmaron un convenio con el Gobierno y se comprometieron a entregarles los chalecos a su personal.

Además, desde este año, en los 26 cruces de la 9 de Julio entre San Juan y Paraguay hay zonas de detención para motos.

Se trata de una franja pintada en el asfalto que queda justo antes de la senda peatonal y mide 3,2 metros de largo por el ancho de la calle. La idea es que las motos esperen allí, adelante de los autos, la luz verde del semáforo. De esta forma, se evita que pasen haciendo zigzag entre los autos y otras maniobras peligrosas, lo que habitualmente terminaba provocando accidentes.(Clarín)

Comentarios

Ingresa tu comentario