Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Metrobús pone en riesgo propiedades ubicadas sobre Paseo Colón

Los habitantes de la zona temen que el proyecto lleve a que la Ciudad realice expropiaciones. (CABA) La construcción del nuevo Metrobus que recorrerá casi 3 kilómetros de la avenida Paseo Colón todavía no empezó, pero ya hay polémica. Vecinos de San Telmo están preocupados porque para hacer los carriles exclusivos el gobierno porteño planea expropiar 18 metros de varios frentes de edificios en seis cuadras, entre Carlos Calvo y...

Los habitantes de la zona temen que el proyecto lleve a que la Ciudad realice expropiaciones.

PaseoColon466

(CABA) La construcción del nuevo Metrobus que recorrerá casi 3 kilómetros de la avenida Paseo Colón todavía no empezó, pero ya hay polémica. Vecinos de San Telmo están preocupados porque para hacer los carriles exclusivos el gobierno porteño planea expropiar 18 metros de varios frentes de edificios en seis cuadras, entre Carlos Calvo y Martín García.

Las expropiaciones -en algunos casos incluyen desalojo- son analizadas en la Justicia y podrían alcanzar al Centro Educativo Isauro Arancibia, la Escuela-Taller del Casco Histórico, el Centro de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia (Caina) y el estacionamiento del diario Ámbito Financiero, entre otros. En la Ciudad reconocen que habrá desalojos, aunque aclaran que se tratará de “negociaciones individuales“.

A fines de 2013, la gomería de Humberto I y Paseo Colón fue intimada a desalojar el inmueble. La medida fue suspendida por un recurso de amparo, pero el temor de los vecinos se reactivó cuando se publicó el 30 de abril en el Boletín Oficial un decreto del Ejecutivo porteño que solicitaba la desocupación del edificio de Paseo Colón 1598.

La causa de expropiación que se invoca en cada cédula de notificación remite a un decreto de 1943 y a una ordenanza de 1968, la 23.475, que tomó diez años después el intendente de la dictadura, Osvaldo Cacciatore, para proyectar la construcción de la autopista 25 de Mayo. Como los accesos finalmente se hicieron sobre la avenida Huergo, el gobierno porteño dio en concesión algunos terrenos, como el caso de la gomería, cuyo dueño abona un alquiler por su usufructo.

En otros, se crearon instituciones sociales. Entre ellas, como se dijo, el Centro Arancibia, donde afirman que desde el área de Educación del gobierno porteño les dicen que las refacciones que el inmueble necesita no se han hecho porque habrá una mudanza por el Metrobus.

Llamamos la atención de las autoridades del gobierno de la ciudad y preguntamos si corresponde la insólita propuesta de demolición de estos establecimientos. Creemos que el progreso y la solución de problemas de tránsito no pueden concretarse en perjuicio de los más necesitados“, opinó María Elena Naddeo, directora de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la Defensoría del Pueblo porteña.

Los voceros porteños explicaron que “aquellos edificios que se vean afectados por la traza del Metrobus, algo que aún está en desarrollo, serán reubicados en mejores lugares luego del trabajo con las áreas correspondientes“. No precisaron si la medida alcanzará al Arancibia.

Bajo la autopista 25 de Mayo, sobre Paseo Colón, entre Cochabamba y San Juan, está emplazado el ex centro clandestino de detención y tortura El Atlético. La Ciudad asegura que “El Atlético es inamovible e intocable. Nunca estuvo en discusión su permanencia“.

En la misma cuadra donde está el Arancibia funciona el Caina, un organismo del Ministerio de Desarrollo Social que atiende a jóvenes en situación de calle. Leandro Zunino, coordinador general del centro, confirmó que autoridades de la Dirección de Niñez de la Ciudad le indicaron que la institución tendrá que mudarse a otro edificio.

En relación con el Caina se está trabajando en su relocalización, en un predio ubicado en el bajo autopista de la calle Balcarce (a 150 metros de donde está ahora). Este lugar no sólo cumplirá con las necesidades del centro, sino que se mejorará su situación actual“, indicaron en la Subsecretaría de Tránsito y Transporte.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario