Buenos Aires, 22/08/2017, edición Nº 2081

Metro-K: confirman que Nación destrabó el conflicto subterráneo

El subsecretario porteño confirmó que la Casa Rosada intercedió “con algunos llamados” y esa gestión fue determinante para que Metrodelegados y Metrovías destrabasen el conflicto. Cristina con un metrodelegado y otros sindicalizas (Ciudad de Buenos Aires) La llave para destrabar anoche el paro récord de diez días en el subte, llegó desde el Gobierno nacional. Así lo confirmó esta mañana el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, quien indicó que “hubo...

El subsecretario porteño confirmó que la Casa Rosada intercedió “con algunos llamados” y esa gestión fue determinante para que Metrodelegados y Metrovías destrabasen el conflicto.

Cristina con un metrodelegado
Cristina con un metrodelegado y otros sindicalizas

(Ciudad de Buenos Aires) La llave para destrabar anoche el paro récord de diez días en el subte, llegó desde el Gobierno nacional. Así lo confirmó esta mañana el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, quien indicó que “hubo algunas llamadas” desde la Casa Rosada “para destrabar este conflicto”.

Esta mañana, con el servicio de las seis líneas de subtes y el Premetro normalizado, el funcionario aseguró: “Yo creo que el gobierno nacional participó. No me consta exactamente en qué medida ni qué actores participaron, pero entiendo que hubo algunas llamadas para destrabar este conflicto”. Por orden judicial, el Gobierno porteño participó como mediador en el conflicto que sostenían los Metrodelegados con Metrovías.

Así, el funcionario confirmó la información publicada por Clarín en su edición de papel de hoy, que indica que los Metrodelegados tuvieron presión del Gobierno nacional para finalizar la protesta. Y que el encargado de transmitir la sugerencia oficial al gremio fue el secretario privado del ministro Julio De Vido, José María Olazagasti. El mismo funcionario habría tenido contactos con Aldo Roggio, titular de Metrovías.

Sabor evaluó también que “la situación, laboralmente, no era tan compleja”, pero “había otros intereses que hicieron que las partes estuvieran muy rígidas y no estuvieran dispuestas a ceder”.

Anoche, los metrodelegados terminaron aceptando el acuerdo que ya había firmado la UTA el viernes, por un 23% de aumento retroactivo al 1° de agosto. Además, lograron una suma fija no remunerativa de entre $ 2.100 y $ 3.200, a cuenta de las paritarias de diciembre, y otras mejoras laborales en cuanto al aumento de días de licencia.

El funcionario porteño negó que la participación de la Subsecretaría implicara la aceptación del traspaso por parte del Gobierno de la Ciudad: “Este es un organismo que emana de la Constitución de la ciudad y estábamos actuando bajo una orden judicial”. “No tenemos injerencia en el conflicto laboral colectivo ni en las paritarias ni en el tema de salarios: ésta es una atribución que debe tener y se debe tratar en el ministerio de Trabajo de la Nación”, indicó.

Comentarios

Ingresa tu comentario