Buenos Aires, 25/03/2017

En medio de las internas de Cambiemos, Carrió sorpendió a Vidal en un acto en Pilar

La diputada de la Coalición Cívica desembarcó en un evento que encabezó la gobernadora.

(CABA) Aunque todavía no decidió qué hará de cara a las elecciones legislativas, Elisa Carrió suele decir que está dispuesta a ser candidata si eso implica “ayudar” a María Eugenia Vidal en su lucha contra las “mafias” de la Provincia de Buenos Aires. Este viernes, en el cierre de una semana en la que se repitieron los mensajes intimidatorios contra la gobernadora bonaerense, la diputada de la Coalición Cívica tuvo un gesto de apoyo hacia la mandataria, al desembarcar en un acto que encabezó en Pilar, junto al intendente local Nicolás Ducoté.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez el encuentro no fue pactado. “A Lilita la invitó el dueño de la empresa (Plaza Logística) que es amigo suyo”, coincidieron fuentes cercanas a ambas. Eso sí: ni bien se vieron, hubo un cálido abrazo y se saludaron muy afectuosamente. Vidal llegó sola, aunque en el acto estuvo secundada por sus ministros, Hernán Lacunza (Economía) y Joaquín de la Torre (Producción) y el secretario general de la gobernación Fabián Perechodnik. Carrió, que vive en Exaltación de La Cruz -aledaña a Pilar-, arribó junto a dos de sus espadas: el diputado Fernando Sánchez y la legisladora del Parlasur Mariana Zuvic. Luego, ya en su discurso, Vidal agradeció mucho la presencia de Lilita y la referenció como “una amiga”.

“Ellas tienen una excelente relacion de afecto y respeto mutuo”, destacaron cerca de Carrió. La situación del jefe de la Bonaerense Pablo Bressi, fue uno de los temas de discusión.

Esos 15 minutos que compartieron en Pilar le alcanzaron a la diputada para darle su respaldo a Vidal. Y, además, como excusa para aclarar que no está enojada con el Gobierno porque no fue invitada a participar del timbreo, tal como trascendió esta semana.

Es que, si el Presidente no hubiera pegado el faltazo de último momento por cuestiones de agenda, Carrió habrían coincidido luego de varios meses.

Ayer, la diputada ya había sorprendido con el fuerte respaldo que le dio a Juan José Gómez Centurión, el jefe de la Aduana desplazado por Macri tras ser denunciado por presuntos hechos de corrupción, al recibirlo en su casa.

“Yo que estoy acostumbrada a quedarme sola junto con los míos durante muchos años frente a una denuncia, tengo el deber de no dejar solo a Gomez Centurión”, explicó Carrió, en alusión a sectores de Cambiemos, ligados a los servicios de inteligencia, que -entiende- propiciaron un “fusilamiento mediático anticipado” contra el funcionario.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario